lunes, agosto 22, 2011

LA VIEJA TELEVISIÓN (TVE)

Con estas cámaras de vidicon hicimos los primeros programas de televisión y en mi caso muy especialmente también los de misterio y los de género fantásticos, estando yo estando detrás de las cámaras: unos con el Prof.Luis Miravitlles Misterios al al Descubierto, Visado para el Futuro, otros con Chicho Serrador, otros programas detectivescos y de crímenes con Enrique Rubio y naturalmente también los propios míos como España Insólita, Misterios en el Deporte, Catalunya Oculta (ojo no confundir con Catalunya Misteriosa y España Mágica que fueron posteriores y ya hechos en color).
Entonces hacer televisión era una auténtica aventura. Entonces también inventamos los formatos de los programas temáticos en televisión y también en radio.
Aquellos si que eran buenos programas de televisión hechos en blanco y negro, sin apenas recursos, pero con una cosa importante: estaban hecho con mucha, mucha imaginación!!!.

Sebastián D'Arbó

He recibido este mail del amigo Sebastián D'Arbó que he transcrito literalmente. Hace unos días, al comentar 1492: La Conquista del Paraíso hice mención de un episodio de una serie que trataba de juzgar a un personaje histórico. Cada episodio era una figura importante de nuestra historia, por ejemplo Poncio Pilatos. Un jurado después de haber presenciado el episodio daba su veredicto sobre la culpabilidad o inocencia del personaje en cuestión.
Recuerdo pocos capítulos, uno de ellos dedicado a Americo Vespuccio interpretado por el actor italiano Gustavo Ré, la única vez que vi dramatizar la figura de ese insigne navegante que se dio cuenta de que el Nuevo Mundo no eran las Indias ni Asia, sino un continente desconocido, ignoto, inexplorado.
Por eso el continente se llamó América y no Cristobal como debería haber sido en justicia.
Recuerdo a veces series de los años sesenta. Por ejemplo una que se llamaba Tengo un libro en mis manos en que se trataba de figuras literarias. Lo presentaba un catedrático cuyo nombre he olvidado.
La tortuga perezosa de Álvaro de la Iglesia, con la plana mayor de La Cordoniz, era un intento conseguido de humor inteligente que mucha gente no entendía.
Se rodaba con tan pocos medios que una vez entrevistaron a sir Laurence Olivier que se quedó asombrado al ver los estudios raquíticos del Paseo de la Habana y, al acabar la entrevista, comentó: "Señores, les felicito, ustedes hacen televisión en una caja de zapatos".

No hay comentarios: