lunes, agosto 01, 2011

La obra maestra de Orson Welles

CIUDADANO KANE (1941)

En todos los kioscos españoles, y a un precio irrisorio, se vende esta película mítica de Orson Welles, considerado uno de los más grandes genios de la Historia del Cine. Curiosamente aparecía en un dominical de algún rotativo y resulta curiosa la circunstancia porque Ciudadano Kane en cierto modo denuncia al cuarto poder, es decir a la prensa, en esta biografía inspirada en la vida de uno de sus magnates, William Randolph Hearst.
William Randolph Hearst (29 de abril de 1863, San Francisco - 14 de agosto de 1951, Beverly Hills) fue un periodista y magnate de la prensa estadounidense, conocido por ser uno de los promotores de la prensa amarilla. Hearst es un personaje bastante siniestro que se distinguía por su costumbre de manipular las noticias para vender más diarios. Fue quién se cebó en el caso Roscoe Arbuckle, estrella cómica del mudo al que difamó hundiéndole la carrera y destrozándole la vida, posteriormente fueron Charlie Chaplin y Buster Keaton sus víctimas entre otras figuras del cine, la literatura y la música norteamericana.
Hearst fue quien instigó al gobierno de su país contra Pancho Villa incitando al odio y la invasión de México por parte del gobierno de Washington. Antes hizo lo mismo con la Cuba y España provocando una guerra en la que murieron miles de personas, entre ellas algunos de nuestros antepasados (mi abuelo fue precisamente enviado a luchar a esta isla caribeña).
Desgraciadamente la basura desinformativa vende y Hearst se convirtió en multimillonario, en una de las fortunas más impresionantes del mundo, aunque fuera a costa de la infelicidad de millones de personas y de la muerte de miles de ciudadanos en las guerras que promovió. Su dinero estaba manchado de sangre.
Ante la opinión pública aparecía como si fuera un nuevo mesías, un luchador por la "libertad" y la "justicia", palabras huecas en su boca. En realidad sólo buscaba su beneficio económico.

Orson Welles

Welles creó el personaje de Charles Foster Kane, heredero de una gran fortuna, que desde niño se preparó para controlar el imperio económico que el destino puso en sus manos. Pero prefiere dedicarle sus esfuerzos a un periodicucho con unos redactores ya en la tercera edad y lo transforma en un rotativo con una plantilla agresiva y cruel.
Parte de la película se centra en su frustrada carrera política, arruinada porque tenía una amante (ese puritanismo Made in Usa, recordemos el caso Billy Clinton) y ya se sabe que un presidente puede ser un bárbaro, un genocida que lance bombas atómicas asesinando a todo el mundo, pero no puede ser un pendón. Unos coitos fuera del matrimonio están más castigados que las mayores aberraciones contra la humanidad. A veces uno piensa que una sociedad así lo que necesita son psiquiatras porque sus mentes no estarán muy sanas por lo que parece.
Otro detalle en que la película se centra es la parte en que su segunda esposa, antes amante, es cantante (pésima por cierto) y construye el Palacio de la Opera en Chicago para obligarla a cantar con resultados desastrosos. Genial el papel de Fortunio Bonanova (1895 - 1969), un actor nacido en Palma de Mallorca y que trabajaba en Hollywood. Aquí es el pobre profesor de canto que debe convertir en estrella a la esposa de Kane, carente de la más mínima calidad artística.
Welles se centra en la megalomanía de Kane, pero en cierto modo cae en ella porque fue en vida un gran ególatra Esa egolatría perjudicó su carrera, provocando que su carrera como director fuera tan escasa.
Ciudadano Kane, como el resto de la filmografía de Welles, no arrasaba en taquilla y eso para las productoras de Hollywood era considerado veneno para la taquilla. Muchas de sus películas quedaron inacabadas, otras fueron masacradas por los productores. Acabó convertido en un cineasta maldito. Su obra cumbre la hemos podido recuperar hace unos días, aunque sea por uno de los medios que más criticó en su genial película, la prensa.

Ciudadano Kane
Citizen Kane
Año de producción: 1941
Dirección: Orson Welles
Intérpretes: Orson Welles, Joseph Cotten, Agnes Moorehead, Dorothy Comingore, Ruth Warrick, Ray Collins, Erskine Sanford
Guión: Herman J. Mankiewicz, Orson Welles
Música: Bernard Herrmann
Fotografía: Gregg Toland
Distribuye en DVD: Manga Films
Duración: 119 min.
Público apropiado: Jóvenes
Género: Drama

No hay comentarios: