martes, julio 19, 2011

HATARI (1962)
Hablar de Hatari es para mucha gente habla de una película que ha marcado nuestras vidas. Yo era un niño cuando se estrenó, y sus secuencias permanecieron en mi subconsciente hasta los presentes días. He vuelto a ver la película varias veces y siempre la he disfrutado. Actualmente en nuestros domicilios la podemos ver gracias a los DVD, por cierto de edición mediocre, y no parece una obra fresca pese a que han pasado cincuenta años de su realización.
Actualmente sería imposible rodarla tal como es, sería considerada políticamente incorrecta, porque no está bien considerado (y con razón) que unos personajes se dediquen a cazar animales, vivos, para capturarlos y llevarlos a los zoos mundiales privándoles de su libertad.
Tampoco estaría bien visto la visión de la población negra, algo pintoresca, como si las tribus nativas estuvieran compuestas por garrulos impenitentes de escaso cerebro. Esos datos sí reflejan el paso del tiempo, la evolución ideológica es más que evidente. Pero tiene elementos positivos como la actitud de Elsa Martinelli de adoptar a los pequeños elefantes y evitar así su muerte.

Elsa Martinelli, John Wayne, Hardy Kruger y Michele Girardon

Hawks quiso en su principio presentar la rivalidad de John Wayne y Clark Gable, pero los estudios consideraron que las nóminas de ambos actores era demasiado elevada por lo que se prescindió de Gable. El equipo se trasladó a principios de 1961 para rodar en Tanzania, los interiores están rodados en Estudios (las fichas no lo especifican, pero las diferencias de luz lo delatan) con un reparto internacional con actores italianos, franceses, mexicanos y alemanes. Michele Girardon, Brandy, es recordada por esta película pero cayó enseguida en el olvido que tal vez provocó su dramático suicido años después. Red Buttons es un excelente secundario, un actor de esos que podríamos calificar de impagable, al que vimos en varias películas de la época como Sayonara, y que da la nota cómica tan habitual en películas de Hawks.
La película, más que una cinta de acción trepidante, está concebida como una comedia más o menos graciosa, con la eterna lucha de sexos que en esta ocasión tiene una pareja con evidente diferencia de edad lo que le resta credibilidad. Pero afortunadamente Hawks sabe buscarle otros puntos de interés como el repentino interés ecologista de la fotógrafa recién llegada y extraña a esta comunidad de aventureros que la acoge amigablemente.
Es la relación entre personajes, su intimidad, el punto más fuerte pese a los escenarios naturales de la África profunda, Tanzania en este caso.

Hardy Kruger, Gerard Blain y John Wayne

Las secuencias con los monos, la escapada de las avestruces, los problemas con las cabras y la captura del rinoceronte son ya antológicas. Rodada actualmente, Hatari (hatari quiere decir "peligro" en swahili) sería distinta naturalmente. Algunas son cómicas, otras más dramáticas. El mundo actual es diferente porque está mucho más sensibilizado en estos temas animalistas por lo que estos personajes serían sustituidos por miembros de Greenpeace y por gente destinada a favorecer la supervivencia de especies animales. Un escenario que por cierto es prácticamente inédito en una película de este estilo.
Hawks era un excelente director todoterreno, capaz de crear aventuras y comedias de estilos distintos pero siempre tenían su sello personal. Su vigor en la puesta escena y su sentido del ritmo inigualable.

En primer término Red Buttons

Hatari (1962)
Productor y Director: Howard Hawks
Guión: Leigh Brackett (basado en un argumento de Harry Kurnitz)
Director de Fotografía: Russell Harlan y Joseph Brun
Montaje: Stuart Gilmore
MúsicaHenry Mancini
Dirección artística: Hal Pereira y Carl Anderson
Set Design: Sam Comer y Claude Carpenter
Stunts: Carey Loftin
Vestuario: Edith Head
Actores: John Wayne (Sean Mercer), Elsa Martinelli (Dallas), Hardy Kruger (Kurt), Gerard Blain (Chips), Red Buttons (Pockets), Michele Girardon (Brandy), Bruce Cabot (Indian), Valentin de Vargas (Luis).
Duración 159 minutos.
Rodada en Tanzania

--------------------------------------------
Los críticos de los sesenta, como Alfonso Sánchez o los redactores de Film Ideal, solían comentar que "En cada plano de Hatari está Dios". Yo les respondí tiempo después que no veía a nuestro sumo Creador, pero sí a Elsa Martinelli que está divina.
Elsa Martinelli, treinta años más joven que John Wayne, formaba una pareja con gran diferencia de edad, muy típico en el cine de antaño. Su carrera está prácticamente olvidada, pero si Elsa ha pasado a la historia del cine es por esta película de Howard Hawks y por sus escenas con los elefantitos. Camino de la charca para darles un baño con la música de Henri Mancino, cuyo tema
Baby Elephant Walk sonaba repetidamente en las radios, televisiones (entonces pionera en España), guateques y verbenas bailando el watusi (?).
Las chicas de la época vestían como Elsa en dicha película, en mi ciudad, durante el verano era muy habitual lucir estos pantalones ajustados, acampanados, y blusas de colorines. Todas las chicas se querían parecer a esta espigada, flacucha, actriz italiana de memorable recuerdo.