lunes, mayo 30, 2011

PATINAZOS DE JOHN WAYNE

El gran MacLintock (1963) de Andrew V. McLaglen con Patrick Wayne, John Wayne y Maureen O'Hara. Las pesadas "gracias" del cowboy por excelencia del cine gringo.
Muchas cinéfilas abominaban de la comedia Cómo matar a la propia esposa por su machismo, pero tal vez no han visto El gran MacLintock cuyo mensaje nos viene a decir que a las mujeres hay que darles jarabe de palo de vez en cuando para que no se les suba la parra.
Se trata de un John Wayne distinto. En vez de un western, aunque la película está ambientada en esta época, se trata de una comedia con pocos tiros y muchas peleas pretendidamente graciosas. Tal vez convendría contratar a un detective para que averigüe dónde está la gracia de esta película porque el guión parece haber sido adquirido en una tienda de saldos. Creo que la pelí dio buen dinero en su día. Junto a Wayne y su retoño, aparecían un buen plantel de señoras como Maureen O'Hara, Yvonne De Carlo, la entonces jovencita Stefanie Powers que en aquella época me atraía mucho y aún también. No podían faltar la cofradía de amiguetes de Wayne como Chill Wills, Bruce Cabot (quien desde que envejeció dejó de perseguir a King Kong), Edgar Buchanan que siempre hacía de vejete simpático, Strother Martin y otros rostros más o menos entrañables. Por cierto he descubierto en el reparto como novio tontorrón a Jerry Van Dyke (hermano del afamado Dick Van Dyke) en un personaje al que se trata con desprecio porque no es el clásico "machote" Made in USA.


Arriba Maureen O'Hara, John Wayne e Yvonne De Carlo, debajo Stephanie Powers y Jerry Van Dyke
Wayne sin John Ford, Cecil B. De Mille y Howard Hawks era justito. Siempre he preferido a Gary Cooper, un actor con más fondo y variedad de registro. Sabía rodar westerns y era buen actor de comedia donde se sabía desenvolver con eficacia. A Wayne suando le sacabas del western se perdía.
Si El gran MacLintock Fue un sonado patinazo, entre otros, El conquistador de Mongolia era increíble. Wayne haciendo de Gengis Khan, el famoso conquistador, era para matarlo. Cuando Hollywood recurría a esos productos carnavalescos con sus grandes estrellas haciendo de mongol, chino, malayos o beduinos eran increíbles por su torpeza.
Nunca han hecho el menor esfuerzo para comprender otras etnias diferentes a la suya. En esta clase de películas suelen estar ridículos y pensar que por esa cosa el equipo técnico y artístico contrajo cáncer por rodar cerca de una base donde se realizaban experimentos radiactivos. Dick Powell ha estado mejor en otros menesteres. ¿Porqué se metió en ese embolado?

John Wayne y Susan Hayward

1 comentario:

ATREYU dijo...

Creo que John Wayne sólo hacía actuaciones "decentes" cuando interpretaba personajes de cowboy americano, aunque siempre me ha parecido algo exagerado en su forma de actuar.

Definitivamente, ahora hay mejores actores que interpretan de forma más eficiente las películas del oeste. Por ejemplo, ¿cómo olvidar la excelente "UNFORGIVEN" de 1992 con Clint Eastwood?