lunes, mayo 30, 2011

Recuerdo de Virna Lisi

CÓMO MATAR A LA PROPIA ESPOSA

Virna Lisi
Cómo matar a la propia esposa (1965) de Richard Quine con guión de George Axelrod es una irónica visión del machismo del americano medio, traumatizado por el presunto matriarcado de su país.
El punto de partida del personaje central (Jack Lemmon), un solterón empedernido que tras una noche de borrachera se despierta y se encuentra en la cama, desnuda, a una mujer extranjera (ser extranjero en USA debe de ser algo terrible por el descarado chovinismo que reflejan sus películas) que tiene los rasgos de Virna Lisi.
El bueno, pero algo atontado, Lemmon se pasa el resto de la película intentando deshacerse de semejante beldad, prefiriendo la compañía de su brittish mayordomo Terry Thomas (por cierto también es extranjero, aunque debe de ser de primera división).
La comedia puede verse de dos formas. Una visceral, irritarse por su machismo, otra irónica porque reflejan los prejuicios de la llamada mayoría silenciosa.
Prejuicios que en este caso son dobles por la condición de extranjera que tiene Virna Lisi.
Virna Lisi y Jack Lemmon
La película de Quine yo la vi cuando era adolescente, no era apta para menores t tuve que mentir para que me dejaran entrar. Los porteros solían hacer la vista gorda porque a ellos les interesaba vender el máximo de entradas posibles. Alguna vez venía la policía al cine para comprobar si entraban menores a esas proyecciones pero siempre adolecían de una oportuna miopía porque si te pillaban hacían cómo que no te veían.

Más de una vez he habado de las famosas actrices del cine italiano que a mí me han parecido las hembras más bellas del planeta. En otras latitudes también hay muchísimas mujeres fascinantes, no seamos absurdos, pero en Italia se juntaron muchas en la misma época. Se hacía buen cine en este país mediterráneo, todo un ejemplo para España, porque había mucho talento en Cinecitta. Algunos actores y actrices acabaron por dar el salto del charco y rodaron en el país del dólar, no demasiadas películas por la barrera del idioma, pero sí intentaron seducirnos desde Hollywood. Sin embargo se lucían mejor en su tierra natal porque sus comedias eran más arriesgadas.
Virna Lisi fue una de las mujeres más bellas de su época y eso que la competencia era durísima en el cine italiano. Su paso en Hollywood fue fugaz. Rodar en inglés es complicado y las películas que les ofrecían no eran demasiado atractivas.
Pero volvamos a la película. Lemmon acude a una despedida de soltero cuando el homenajeado anuncia que el amor de su vida ha roto el compromiso organizándose una fiesta algo salvaje. Una bella muchacha rubia sale del interior de una tarta con un bikini de nata. Al despertar de su curda el personaje central descubre que se ha casado con la belleza de la tarta, que es italiana y que es católica por lo que no quiere divorcio.
Bueno, me he preguntado varias veces qué pasaría si una noche me voy a dormir. Nunca me emborracho porque apenas pruebo el alcohol, soy prácticamente abstemio, y es algo dificil que eso me pase a mí. Pero si un día despertara y me encontrara a la Virna Lisi de su mejor época, desnuda en mi cama, haciéndome toda clase de mimitos y lanzándome requiebros, diciendo que es mi esposa legítima, ¿qué haría?
Pues en mi caso sacaría la botella de cava que tengo guardada para celebraciones inesperadas. Nada que ver con esos gringitos que además de misóginos, xenófobos y pretenciosos son absolutamente tontos. Vamos anda, qué contento me pondría si eso me pasara.

No hay comentarios: