domingo, julio 25, 2010


ITALIANADAS


Uno que es cinéfilo de toda la vida acostumbra a gastarse el poco dinero que tengo en DVDs, cada semana acudo a los kioscos y me encuentro con ofertas suculentas que no puedo rechazar. Por muy pocos euros adquiero los títulos que han salido junto a un periódico nacional.
Entre estos me encuentro unos DVDs que llevan no una sino dos películas realizadas en Italia. Suelen ser comedias de los años 50, 60 y 70 protagonizadas por gente como Sophia Loren, Marcello Mastroianni, Vittorio De Sica (también director) y la encantadora Gina Lollobrigida.
En mi adolescencia era muy habitual encontrarse con cintas italianas en las carteleras, en la actualidad ya no. Parece que se las ha tragado la tierra. En otros tiempos las carteleras eran mucho más variadas que en los actuales, uno no entiendo porqué las multinacionales se lo han tragado todo, imponiendo su nefasto monopolio porque en la variedad está el gusto, es agradable encontrarse una oferta con películas de varias cinematografías disfrutando con estilos distintos en cada ocasión.
Aquel cine, contrapunto al de Hollywood, tenía su especial encanto. En la Ciudad de los Sueños las estrellas tenían glamour, vestían elegantes vestidos, maquilladas y espectaculares peinados pero en Italia no, todo un sex symbol como Gina Lollobrigida triunfó con Pan, amor y fantasía (1953) del gran Luigi Commencini. La Lollo, así la llamaban, aparece montada en burro, andrajosa y aldeana. Las divas del otro lado del océano se quedarían heladas al verla, pero andrajosa y todo, la chica conservaba todo su encanto, era capaz de esa guisa de seducir a medio mundo.
Otra película que recordaba de mi adolescencia, aunque ya era mayorcito cuando la vi, es Una jornada particular (1977) de Ettore Scola, un realizador que apareció en los últimos años de tan peculiar género cinematográfico. El planteamiento es insólito. Estamos en la época fascista, Adolf Hitler llega a Roma y toda la población acude a recibirle engalanados con los uniformes del partido que entonces dominaba el Estado.
Todo un bloque entero acude masivamente a dicho recibimiento, son gente humilde y trabajadora. Me recordó una jornada parecida en el puerto de Tarragona a mediados de los sesenta, las calles de Reus se quedaron completamente vacías porque todo el mundo estaba en la antigua Tarraco para recibir al Jefe del Estado de entonces. Sí, me refiero al Generalísimo Franco. Ahora en la actualidad nos dicen que aquella jornada no existió, que no la hemos vivido y que nadie fue a recibirle. Pues no es cierto, las cosas transcurrieron como yo lo cuento.
Mientras en España y en Cataluña sobretodo mentimos descaradamente sobre nuestro pasado, en Italia lo asumen porque el cine italiano jamás tuvo pudor en mostrarnos todas las miserias de su país. Fueron francos y decididos.
Bien, en el título mencionado, en aquel bloque se quedan dos personas (bueno, tres con la portera cotilla y chismosa). Una ama de casa con un marido fascista y numerosos hijos, y un homosexual recreado magistralmente por Mastroianni. Toda la comedia se centra entre la relación de estos dos personajes con una Sophia Loren nuevamente andrajosa pero aún así bellísima.
Un diez para la cinematografía italiana.
Por cierto, Alessandra Mussolini interviene como actriz en esta jornada particular. Una de las hijas de Sophia Loren, una chica guapísima que era nieta del famoso Duce y posterior diputada por el partido fascista en las cortes democráticas.
Alessandra Mussolini
Otra cinta, con la misma pareja, Los girasoles (1970) de Vittorio De Sica. Se un melodrama que nos muestra la campaña bélica del Duce en la Unión Soviética. Un soldado se queda ahí herido, pero es recogido por una mujer rusa y ambos se casan, llevando una vida completamente normal y olvidándose de que el marido dejó en Italia un amor.
La mujer italiana no pierde las esperanzas de encontrar al hombre que ama, para ello debe viajar a Rusia y finalmente descubre la amarga verdad.
La importancia de esta película radica de que una parte del metraje se rodó en la Unión Soviética y vimos cómo vivían los soviéticos lejos de los estereotipos de la propaganda oficial del Régimen franquista y de los estudios de Hollywood que daban una imagen falsa y negativa de ese pueblo que si bien jamás fue un Paraíso tampoco fue un Infierno.
Se trataba de gente que vivía modestamente, que tenía sus sentimientos como los ciudadanos de cualquier país del mundo incluyendo el nuestro.
En Macarrones (1985) de nuevo Scola, monta un dúo interpretativo entre Mastroianni y el mismísimo Jack Lemmon. Aqui nos enteramos de una extraña costumbre napolitana. En cualquier familia, cuando la Santa Providencia las ha concedido alguna gracia, uno de los niños debe ir vestido de fraile todo un año con la cabeza rapada incluso. Una forma poco sutil de humillar a un ser humano que queda traumatizado de por vida.
En fín. Se trata de un yanqui, genial Lemmon, que estuvo en la guerra en la misma ciudad y conoció a mucha gente. Pasan los años y regresa a Nápoles, naturalmente despreciando a todo el mundo, actitud típica de ciertos ciudadanos de los USA que se creen que son el centro del mundo.
Pues bien. Resulta que tenía una novia que había olvidado, pero a la que dejó embarazada sin tener con ella el menor detalle amable, y su hermano, amigo del americano durante la guerra, enviaba a la hermana falsas cartas con el nombre de tan antipático personaje. La familia, que leía sus misivas creyéndolas ciertas, le habían idealizado tomándole por un héroe cuando en realidad no es más que un ser huraño y egoísta.
Pero aquel viaje por fin le daba una lección de humanidad que jamás iba a olvidar.
Podría extenderme más sobre estas películas, pero ya las comentaré en otra ocasión. Para mi ha sido todo un placer redescubrirlas y desde aquí las recomiendo sinceramente porque ofrecen una versión distinta de la narración cinematográfica. Todo un ejemplo de valentía.
El cine italiano entonces gustaba mucho porque el público español las encontraba mucho más reales que las que venían de Hollywood. En la actualidad, como aquel latiguillo de Pepe Iglesias "El Zorro", un cómico argentino ya olvidado, "del cine italiano nunca más se supo".

jueves, julio 08, 2010

UN CIUDADANO EJEMPLAR


Un ciudadano ejemplar está apoyada en dos intérpretes de gran solera como Jamie Foxx (Corrupción en Miami) y el gran Gerard Butler (El fantasma de la Opera, 300). El argumento es algo tópico pero ya se sabe que con 115 años de historia es muy difícil encontrar historias originales para llevar a la gran pantalla sobretodo cuando lo que se busca es el éxito comercial y la industria es muy conservadora porque se apoya en lo ya conocido, en la baza segura.
Por lo tanto este título que nos ocupa da la impresión de que ya la hemos visto cuando no es así debido a que su desarrollo sigue unas directrices tópicas en las que se repiten siempre los mismos clichés una y otra vez.
No voy a reventar la película porque pese a estas pegas me lo pasé muy bien, la realización consiguió que me interesara y no me aburrió ni un sólo instante. Podíamos decir que su realización es muy profesional e impecable.
He hablado antes de los actores, para mí la base de la película porque son quienes nos la hacen creíble. Jamie Foxx, el abogado eje central del argumento, sabe llevar el peso del argumento con eficacia aunque el personaje y el trabajo de Gerard Butler es mucho más agradecido. Nos encontramos con un genio del crimen, un moderno doctor Mabuse, aunque intente justificarse por los errores de la Administración de Justicia que queda muy malparada y con toda razón.
La Justicia estadounidense, como la española, la francesa, mexicana o italiana deja mucho que desear, está corrupta y resulta lamentable provocando que muchos ciudadanos hayamos dejado de creer en ella. Pero el fin nunca justifica los medios, otro tópico propio del cine de acción y que se nos muestra de forma muy primaria, muy simple.
No creo que esta película pase a la Historia del Cine a menos que uno de los actores acabe siendo mitificado, pero al parecer el cine moderno está muy pobre de mitos al contrario del cine clásico.
====================================

Título V.O.: Law Abiding Citizen
Año de producción: 2009
Distribuidora: Warner Bros. Pictures International Spain
Género: Acción
Clasificación: No recomendada menores de 16 años
Estreno: 7 de mayo de 2010
Director: F. Gary Gray
Guión: Kurt Wimmer
Música: Brian Tyler
Fotografía: Jonathan Sela
Intérpretes: Bruce McGill (Jonas Cantrell), Colm Meaney (Detective Dunnigan), Jamie Foxx (Nick Rice), Gerard Butler (Clyde Shelton), Annie Corley (Judge Laura Burch), Viola Davis (Alcalde), Leslie Bibb (Sarah Lowell), Gregory Itzin (Warden Iger), Richard Portnow (Bill Reynolds), Regina Hall (Kelly Rice), Michael Kelly (Bray), Michael Irby (Detective Garza), Brooke Stacy Mills (Esposa de Clyde), Emerald-Angel Young (Denise Rice), Christian Stolte (Clarence Darby)

miércoles, julio 07, 2010

BLU-RAY

Gong Li

Se me estropeó mi reproductor de DVD de tanto usarlo, un Woxter multizona con NTSC, Divx y otros formatos. Siempre busco multizona porque muchas películas las he comprado en Amazon USA.
Como las reparaciones son caras, ya no valen la pena y por eso, aprovechando la extraordinaria de junio, he adquirido uno nuevo esta vez con Blu-Ray añadido.
No ha tenido demasiada aceptación este formato y no me extraña demasiado. Con las televisiones LCD y la salida HMDI (alta definición) apenas sale a cuenta. El DVD se ve muchísimo mejor y es más económico. No quiero decir que el DVD se vea mejor que el nuevo formato sino que la imagen es superior a la de los antiguos reproductores ya en desuso.
Por eso la diferencia de nitidez no es tan espectacular. Sí en el caso de Sherlock Holmes, pero los otros títulos adquiridos no justifican el incremento de precio. Uno de ellos, Corrupción en Miami con una de mis musas predilectas en el reparto, la china Gong Li que hace de hispana e incluso pronuncia palabras en el idioma de Cervantes en la versión original. A los gringos se les va la olla a veces, pero no importa porque la hemos podido disfrutar sin los tapujos de la censura china.
Veremos si el Blu-Ray cuaja, pero no sé no sé. Hasta que baje de precio lo dudo.