jueves, diciembre 30, 2010

SLUMDOG MILLIONAIRE

Slumdog Millionaire es un film sobre la paradoja. Jamail (Dev Patel), un joven hindú de la calle, participa en un popular concurso de televisión ¿Quiere usted ser millonario? y consigue ganar una importante suma de dinero ante el pasmo de todos.
¿Cómo es posible que un analfabeto, que apenas sabe leer, un iletrado, consiga triunfar donde han fracasado eminentes hombres de letras? Tal vez porque el muchacho ha aprendido en la mejor escuela, la escuela de la vida, la calle.
Pero Jamal no va al programa para conseguir dinero ni ganar notoriedad, sino para que le vea la chica que ama, Latika (Freida Pinto), en manos de unos fascinerosos.
Tal vez ese éxito en el programa contacte con el sueño americano, esa obsesión gringa por el triunfo por encima de todo, por eso la película ganó importantes premios en el país del dólar, aunque en contradicción con la industria de Hollywood, Jamal triunfa con la inteligencia y no con la fuerza, todo lo contrario de los descerebrados héroes de la Ciudad de los Sueños.

También tenemos un numerito agradable al estilo Bollywood. Bueno, a nadie le amarga un dulce. Lo positivo para mí es que por una vez los héroes son gente anónima, unos niños que viven en la calle olvidados por Papa Estado más preocupados en perder su tiempo en enriquecerse que en servir los intereses de sus ciudadanos. Unos niños que ni siquiera saben quien fue Mohandas Karamchand Gandhi, el padre de la actual India descolonizada. Pero ya se sabe, si habéis visto Quiero ser como Beckham, los hindúes organizaron una guerra para expulsar a los ingleses para después emigrar a la Gran Bretaña. De la misma forma, los musulmanes de La batalla de Argel, organizan actos terroristas para expulsar a los franceses y después emigran a Francia para ganarse la vida. Y es que al hambre provoca que todos tengamos que tragar muchos sapos y caigamos en la contradicción.
Esos niños de la calle, esos infelices que viven peor que los animales, en unas condiciones infrahumanas, triunfan en el país más rico del planeta contando sus miserias.

Dev Patel y Freida Pinto

El triunfo de Jamal conmueve a toda la India, enganchada ante sus aparatos de televisión y se convierte en un fenómeno de masas y consigue lo que en realidad ama, a su chica. Como historia de amor es una de las más bellas de los últimos años. Un amor que se inicia en esa infancia dramática, viviendo en la calle con harapos y compartiendo el hambre, el frío y la indigencia. Tal vez la película nos dice que la única forma de salir de la pobreza es la inteligencia, un mensaje verdaderamente positivo.
Jamail responde de forma acertada por su experiencia en la vida. Sabe que en los billetes de 100 dólares la imagen que aparece es la de Benjamin Franklin, inventor del pararrayos, héroe nacional y presidente de unos USA más nobles que los presentes.

Los niños saben quien fue Franklin porque son obligados a ejercer la mendicidad aunque en condiciones terribles, cegados por individuos carentes de escrúpulos ya que los invidentes provocan más lástima y la gente les da más dinero. Como muchos turistas les pagan con dólares estadounidenses saben que la figura que aparece en la cara del billete es el honorable Franklin.
El concurso no tiene ni trampa ni cartón. En cierto modo parece el cuento de la Cenicienta cambiando el sexo del protagonista aderezado del viejo cine neorrealista italiano que nos enseñaba la miseria de la sociedad que le tocó vivir, dando testimonio de las contradicciones sociales que vivieron.


Danny Boyle

De todas formas, la película es importante y merece más de una visión. Es una de estas películas a las que el tiempo convierte en clásicas y que uno degusta con gran placer una y otra vez. Es una buena película porque a través de ella conocemos una realidad terrible, una cultura ignorada y porque es estimulante, una llamada a superar las dificultades y a vencerlas para salir de la marginalidad sin recurrir a medios violentos que empeoran aún más la situación.
Es una visión europea de la India, pero al menos una visión honesta. Porque no se ha buscado la comercialidad fácil recurriendo al halago del público menos ilustrado, sino con una trama más inteligente e ingeniosa. Los niños de la calle te atrapan enseguida y te demuestra que hasta la persona más humilde, del lugar más pobre de la tierra, puede convertirse en estrella.


Slumdog Millionaire

TÍTULO ORIGINAL Slumdog Millionaire
AÑO 2008
DURACIÓN 123 min.
PAÍS Reino Unido
DIRECTOR Danny Boyle, Loveleen Tandan
GUIÓN Simon Beaufoy (Novela: Vikas Swarup)
MÚSICA A.R. Rahman
FOTOGRAFÍA Anthony Dod Mantle
REPARTO Dev Patel, Freida Pinto, Madhur Mittal, Anil Kapoor, Irrfan Khan, Mia Drake PRODUCTORA Coproducción Reino Unido-EEUU; Fox Searchlight / Warner Independent / Celador Films / Film4
PREMIOS 2008:
8 Oscars: incluyendo mejor película, director y guión adaptado. 10 nominaciones 2008:
4 Globos de Oro: Mejor película dramática, director, guión, banda sonora 2008: 7
Premios BAFTA, incluyendo mejor película. 11 nominaciones 2008: 3 premios
National Board of Review, incluyendo mejor película del año, guión adaptado 2008:
Festival de Toronto: Mejor película 2008:
Goya: Mejor película europea
GÉNERO Drama. Romance | Pobreza

No hay comentarios: