miércoles, octubre 20, 2010

EL AMIGO GROUCHO

En el Corte Inglés de Tarragona me encontré el DVD de Don Dolar (1951), uno de los escasos largometrajes que protagonizó Groucho Marx en los años cincuenta que supusieron el fin de su carrera en el cine. Los títulos jamás consiguieron ni de lejos el éxito de su mejor época, Sopa de ganso, Plumas de caballo, Una noche en la Opera.
Su personaje en los largos en solitario es distinto, es una especie de Groucho doméstico que se inserta en un argumento convencional pero en películas de muy poca monta producidas por Howard Hughes, el gran magnate e inepto productor de cine del que Hollywood guarda amarga memoria.
En Don Dólar comparte cartel con Frank Sinatra, el famoso cronner, cantante de moda en la época, que estaba harto de los papeles que le tocaban en suerte, y Jane Russell, un sex symbol que siempre me ha caído bien.
El conjunto es algo mortecino y de no ser por la afortunada aparición de Groucho esta película ya habría caído en el olvido pero ya se sabe que aunque en horas bajas Groucho es mucho Groucho.

También me llegó desde Amazon UK el CD con la banda sonora de The Mikado (1960). Se trata de una opereta de Gilbert y Sullivan que tuvo adaptación en televisión con Groucho Marx, su hija Melinda como una de sus tres pupilas, Stanley Holloway (el padre de Eliza Doolittle en My Fair Lady) y Helen Traubel entre otros.
Tal vez fue la mejor aparición de Groucho en solitario y es una pena que no haya sido restaurada ni editada en DVD o Blu-Ray. La inclusión de esta leyenda artística no es casual. Groucho fue un entusiasta de las operetas de Gilbert y Sullivan ya desde su infancia. En los programas de TV solía cantar fragmentos de dichas obras a veces en dúo con su hija Melinda que entonces era una niña preadolescente. La chica no tuvo continuidad en el mundo del espectáculo tal vez porque no le interesaba demasiado y su inclusión era "amor de padre" más que nada.
El CD de The Mikado con Groucho es todo un clásico que para fans del legendario mostacho es imprescindible pero echamos de menos visionar el telefilme en cuestión. A ver si alguien se anima a editarlo de una vez porque vale la pena.

No hay comentarios: