jueves, septiembre 30, 2010

THE END PARA ARTHUR PENN

Arthur Penn no tiene una filmografía larga pero su nombre sonó con fuerza en su época. El zurdo (1958), su ópera prima, ya llamó la atención de los críticos. El milagro de Ana Sullivan (1962) era una de las favoritas de los Cine Clubs parroquiales. Acosado !965) fue estimable pero no barrió las taquillas.
La jauría humana (1966) y sobretodo Bonnie and Clyde (1967) suponen el punto álgido de su carrera, sobretodo el segundo título que fue un importante triunfo que marcó época.
La canción de la película no dejaba de sonar en la radio en múltiples versiones, incluso en español, y muchas mujeres copiaban los vestidos de Faye Dunaway que fue automáticamente catapultada a la fama. Además este éxito provocó la aparición de numerosas imitaciones y toda clase de parodias con desigual fortuna.

Lamentablemente el resto de la filmografía de Penn fue descendente, perdiendo su aspecto corrosivo y cayendo en la más vulgar demagogia como en Pequeño Gran Hombre, revisitación de la última carga del general Custer con reminiscencias a la guerra de Vietnam, entonces tan en voga, tema recurrente de los progres en todo el mundo para atacar el Imperialismo Norteamericano.
A Penn le faltaba el talento de los grandes directores del género como John Ford, el conjunto es demasiado caricaturesco para ser creíble. Daba la impresión que si Custer masacraba poblaciones enteras indígenas porque estaba loco y la realidad no fue así, sino porque el sistema político norteamericano era y es agresivo, cruel e inhumano.
El nombre de Penn dejó de estar en primera línea y su estrella se fue apagando hasta caer en el olvido. Su muerte, en cierto modo, ha servido para recordarnos su aportación breve en la historia del cine. Para mí sus primeros trabajos fueron precisamente los mejores de toda su carrera y referente obligado de las corrientes ideológicas de aquella época convulsa y apasionante.


TONY CURTIS

Cada vez que un profesional del cine se nos va nos obsequian con la clásica llorera por su perdida, resulta sorprendente cuando el finado es alguien que durante muchos años ha etado marginado y olvidado a causa de su avanzada edad.
Ya sabemos que Curtis ya no era aquel galán que le lanzó a la fama, sus imágenes en las últimas décadas daban verdadera pena. Pero en fin, ya se sabe que la muerte es ley de vida y que nada podemos hacer al respecto salvo recordar lo mejor de su filmografía.
Resulta sorprendente al visionar los comentarios en off del DVD de Espartaco en donde le acusan de estropear todas las películas en las que trabajó.
Aseveración que se me antoja gratuita, tal vez fruto de algún resentimiento. No voy a entrar en el tema. No sé qué clase de persona era Tony Curtis ni me interesa, sólo su carrera en el cine y he de reconocer que cumplió perfectamente su papel de galán pícaro.
Aparte de Espartaco lo vimos en Los vikingos, La carrera del siglo, Con faldas y a lo loco, Operación Pacífico, Bromas con mi mujer no, El gran Houdini, Taras Bulba, El estrangulador de Boston, Boeing Boeing y muchas más en diferentes registros.
Una carrera larga y muy variada, lo que demuestra que algún talento debería tener. No fue Laurence Olivier ni lo pretendió. Al fin y al cabo cada cual tiene diferentes cometidos en el cine y en ese aspecto no tenemos nada que reprocharle porque dejó tras de sí una carrera sólida e importante.

lunes, septiembre 27, 2010

YA ESTÁIS ENTERADOS

video

He visto este divertido vídeo de Spamalot, un musical de la Monty Python, corrosivo humor inglés, sobre algo que ya sabíamos que para triunfar en Broadway se necesitan padrinos judíos.
¿Y en España? ¿Para conseguir subvenciones qué debemos tener? ¿Arrodillarnos ante Zapatero? ¿Aplaudir sus mediocridades?
Recuerdo cierto hombre lobo que te pedía que escribieras libros sobre él o de notorios caraduras que exigen que las actrices novatas se pasen por su cama ¿Y en Cataluña? ¿Qué debemos hacer para gozar del dinero público aparte de llevar barretina y repetir como papagayos determinados discursos políticos que de infantiloides nadie se cree?
Malos tiempos para los artistas.
Por cierto, el montaje Spamalot se lo debemos al gran talento del Tricicle.

domingo, septiembre 05, 2010

TRADICIÓN, TRADICIÓN

Celia Sáinz

Mi sobrina de siete años Celia aparece actualmente en los anuncios de Cola Cao. A sus siete años ha cobrado ya su primer sueldo y su primera aparición pública en las pantallas de televisión.
Como muchos saben he trabajado en decenas de películas como actor y con alegría he recibido la noticia de que mi querida sobrina ha podido asomarse a sus hogares: "¡Tiene grumitos!" es su frase mientras extiende los brazos alegremente. La vida a veces nos da alguna que otra alegría.