sábado, febrero 13, 2010

EL REGRESO DE LUCY LAWLESS



Lucy Lawless se convirtió en todo un icono del erotismo y de la televisión con la serie Xena, la princesa guerrera. La serie era discutible por el enfoque que le daba Sam Raimi en donde se abandonaba la imagen de la Grecia clásica del peplum para adoptar una extraña ambientación de una época indeterminada. Tenía su público pero sí muchos detractores.
En cambio Lucy triunfó, sobretodo por la ambigüedad sexual que la convirtió en una bandera para el movimiento lésbico, aunque el lesbianismo apenas era esbozado en las imágenes y tal vez esté más en la imaginación de sus espectadores que en sus imágenes.
Tras finalizar la serie, Lucy apenas levantaba cabeza pero acaba de estrenarse en USA una serie de 13 episodios: Espartaco, sangre y arena (2010). Basado en las andanzas del gladiador que se convirtió en un símbolo de la libertad y de la rebelión contra la esclavitud de la Roma republicana. Inspiró hace cincuenta años un film de Stanley Kubrick con Kirk Douglas, actualmente un clásico indiscutible.
Pero en fin, la nueva versión pondrá más la carne en el asador porque es explícita en detalles eróticos como las orgías romanas, incluyendo la homosexualidad de los participantes, y Lucy se mostrará más generosa que de costumbre. En fin, sus fans estarán de enhorabuena.
Respecto a la calidad de la serie poco podemos añadir, tiene una imagen al estilo 300, lo que nos da pavor. Si Raimi ha metido sus manazas en la serie más pavor aún. Malos tiempos para los amantes del peplum.



Lucy Lawless y John Hannah