martes, julio 14, 2009

50 AÑOS DE MIRAMAR


Gustavo Re y Franz Johan


Don Pepito

Herta Frankel y Marilyn

RTVE ha celebrado el 50 aniversario de la creación de los Estudios Miramar en Montjuic, Barcelona. Me he hecho eco del evento por una razón sentimental, esos estudios me alegraron la infancia y la adolescencia con sus producciones. Era curioso, pero en los primeros años de televisión podía distinguir dónde se había grabado un programa en Madrid o en Barcelona sólo viendo sus imágenes. Los estudios de Miramar eran mucho más luminosos y los del Paseo de la Habana mucho más oscuros. No les voy a quitar méritos a éstos. Recuerdo la anécdota del día en que entrevistaron a Laurence Olivier que se quedó impresionado por el reducido espacio de los estudios madrileños y les comentó: "Enhorabuena, señores, ustedes hacen televisión en una caja de zapatos".
Miramar era distinto. Lo cito aquí por una razón sentimental, ellos me alegraron la infancia. Desde sus estudios situado en un lugar fabuloso, donde con Sebastián D'Arbó rodamos las secuencias iniciales de Acosada en agosto de 1984.
En los años sesenta, cuando mi padre compró el primer receptor, disfrutaba con los programas dirigidos por Artur Kaps, alma mater de una compañía de teatro austriaca que huyó de la Segunda Guerra Mundial y se afincó en el Paralelo barcelonés ofreciendo bellísimos espectáculos de revista, muy distintos a los que ofrecían las compañías españolas.
Su mayor distinción eran la elegancia, la sofistificación. Tal vez por este motivo los vieneses no se fueron a los madriles y se quedaron en la Ciudad condal en donde enseguida conquistó al público catalán que los adoptó como si fueran de la misma tierra.
Crearon también la carpa de un circo que hacía bolos de pueblo en pueblo, ciudad en ciudad. Una de sus vedettes era la bellísima Herta Frankel, pero al convertirse en una mujer madura abandonó las mallas coquetas y se reconvirtió en una marionetista excepcional.
De las carpas del circo pasaron a la televisión, los estudios Miramar les abrió sus puertas y crearon espectáculos infantiles que marcaron nuestra infancia los domingos por la tarde.
Durante las noches del lunes o del martes, según temporadas, el realizador Artur Kaps creaba fabulosos espectáculos de variedades presentados por un cómico vienés llamado Franz Johan, siempre acompañado del italiano Gustavo Re.
Eran espectáculos que cada semana yo esperaba con verdadero anhelo y se convirtieron en mis ídolos. La última vez que ví un espectáculo de Herta Frankel (que actuó, al igual que Franz Johan, varias veces en el Teatro Fortuny de Reus) fue en Madrid en noviembre de 1988. Actuaba en la Scala madrileña con unos números muy diferentes a los que yo conocí de niño pero que eran igualmente encantadores. No podía faltar la perra Marilyn a quien lo gustaba la televisión.
Al saber de la celebración del cincuenta aniversario mucha felices imágenes pasaron por mi memoria. A todos ellos debo decirles que muchas gracias porque me aportaron felicidad e ilusión. Estéis donde estéis, si es que estáis en alguna parte ¡¡¡gracias amigos!!!!

1 comentario:

filomeno2006 dijo...

José Luis Barcelona, Mario Beut......