sábado, marzo 07, 2009

EL CUENTO DE NUNCA ACABAR

De nuevo la eterna polémica. Los políticos que nos desgobiernan ya no saben que hacer para echar cortinas de humo para que nos olvidemos de la crisis económica y se han sacado de la manga una nueva vuelta de tuerca respecto al doblaje de las películas al catalán.
Curiosa polémica repleta de insensateces. En primer lugar, por mucho que el Gobierno de la Generalitat se empeñe en obligar a las multinacionales a doblar las películas en el idioma de Pompeu Fabra, nadie puede obligarte a verlas si no quieres. Si estás en tu casa, introduces un DVD en tu reproductor nadie te puede forzar a ver la versión que no desees sea cual sea ésta porque eres tú mismo quien decide.
Por lo tanto eso de que nos quieren obligar a ver cine en catalán es una solemne tontería. El problema es más complejo de lo que parece.
Es sabido que durante los años cuarenta la dictadura obligó a doblar las películas al castellano para salvaguardar al idioma español de no sé qué amenaza. Mentira.
El doblaje se hizo por otros motivos, por el gran atraso cultural de España respecto al resto de Europa. En nuestro país había un alto porcentaje de analfabetos que nunca iban a ver películas subtituladas porque nadie entendía lo que decían. Los que sí saben leer adolecen de otro mal endémico de nuestro país, la pereza intelectual y la fobia a la lectura que nos caracteriza.
Por eso, las películas Made in Hollywood no se comían un rosco en España y las versiones hispanas de los grandes éxitos se habían saldado con un sonado fracaso del que hablaremos en otra ocasión.
Fueron las salas vacías en las proyecciones de cine de Hollywood lo que impulsó a la creación del doblaje. Naturalmente el gobierno de Franco se tenía que justificar con su aparatosa demagogia. A pesar de que en los primeros años de la postguerra el Régimen no hizo buenas migas con las democracias occidentales, con la llegada de la guerra fría todo cambió. Siempre hubo una especie de entendimiento entre los gobiernos de Madrid y Washington quien por cierto promovió dictaduras semejantes a lo largo de Hispanoamérica.
Al llegar la democracia muchas cosas cambiaron, pero los gobiernos centrales y autonómicos continuaron siendo lacayos del de la Casa Blanca y de su presidente de turno.
De tanto en tanto, las distintas Generalitats que hemos padecido se descuelgan, tienen necesidad de justificarse ante el pueblo y necesitan montar sus numeritos patrióticos. Amenazan a las multinacionales para que doblen las películas al catalán y después todo queda en agua de borrajas.
Es muy ingenuo pensar en que nuestros gobernantes harán algo al respecto. Las multinacionales creen que el doblaje al catalán no sería entable, pero además crearía un agravio comparativo y todos los pueblos con idiomas semejantes al catalán reivindicarían lo mismo y las multinacionales se verían obligados a doblar en flamenco, bretón, occitano, vasco, gallego, escocés, galaico etcétera con lo cual sus pingües beneficios se verían mermados.
Está claro que la Generalitat en realidad defiende los intereses de las multinacionales en España porque les interesa, porque son sus principales acólitos, y jamás se rebelarán contra sus amos. De tanto en tanto fingirán un conato de revolución para impresionarnos pero ésta jamás se realizará y eso es algo que sabemos perfectamente.
Así que menos cuento. Porque menuda sarta de memeces nos sueltan con esa historia. Ni que la Generalitat fuera el Gran Hermano de la novela de George Orwell 1984.
Yo seguiré recibiendo DVDs de Amazon USA en versión original y subtítulos al castellano latinoamericano que es como suelo ver las películas cada día de mi vida durante los últimos años. Es la única versión que tengo y respecto a acudir a las salas mientras nos castiguen con esas proyecciones tan deficientes como las que padecemos en los cines de Reus que no cuenten conmigo.
Con lo cómodo que es ver cine en mi televisor de pantalla plana en pijama, sentado en mi confortable sillón de relax y con mis gatas sobre mis rodillas.
Mientras tanto los politicastros de turno siempre nos aburrirán con sus bobadas, para quien les haga caso porque al parecer aún hay gente que se traga todos sus embustes.

1 comentario:

Ordel dijo...

"El doblaje se hizo por otros motivos, por el gran atraso cultural de España respecto al resto de Europa. En nuestro país había un alto porcentaje de analfabetos que nunca iban a ver películas subtituladas porque nadie entendía lo que decían."

Pues nunca me lo había planteado así, pero es aplastantemente logico; lo que esta claro que es una lastima que, en general, los españoles no tengamos esa "educación" cinematográfica de ver las pelis en VO y poder difrutar 100% de grandes actores, que sin su verdadera voz pierden su verdadera dimensión artistica; lo cual no quita para reconocer el excelente trabajo de los actores de doblaje Españoles a lo largo de los años.