miércoles, agosto 06, 2008

OPERACION RETORNO

España siempre ha tenido un sistema peculiar para gestionar las crisis económicas que es la de exportar parados. Durante siglos hemos enviado a las Américas las gentes que nos sobraban, que no encontraban su lugar en nuestra tierra y así hemos ocasionado una nueva raza de criollos que se independizaron.
Durante el franquismo los pobres españolitos sin empleo debían irse a tierras europeas más avanzadas industrialmente, algo muy normal porque el retraso español en desarrollo siempre ha sido legendario. Sin embargo hará una década la Península Ibérica ha conocido un fenómeno inédito, la inmigración.
Por vez primera en la historia nosotros no nos hemos visto obligados a emigrar sino que otros pueblos han tenido que hacer las maletas para viajar a nuestro inhóspito país recibiendo maltrato y desprecio.
Mientras había bonanza, descafeinada por cierto, los inmigrantes han resuelto muchas papeletas incómodas. La baja natalidad ha sido paliada con el nacimiento de nuevos ciudadanos de procedencia extranjera, la Seguridad Social ha conocido un buen momento gracias a sus cotizaciones.
Pero el capitalismo internacional es sólo un espejismo, como lo es nuestra boom económico que está ya empezando a desinflarse porque sólo era un castillo en la arena.
Naturalmente a nuestros padres de la patria no les ha costado demasiado encontrar la solución a la crisis, un método que siempre ha sido recurrente en España que es la de exportar parados y como éstos además no son españoles nos quedamos tan panchos.
Así que los pobres proletarios excedentes ya pueden ir haciendo la maleta para dar satisfacción a un territorio que dice no ser racista pero que en realidad sí lo es, que dice que piensa una cosa y en realidad piensa otra si es que usa la cabeza para no pensar.
Nuestra caradura no tiene límites y así los pobres inmigrantes ya están haciendo cola para regresar a su país de origen y así maquillar las listas de parados y presumir de lo que no somos, una economía solvente y un país de acogida.
Nuestra hipocresía ha quedado ya al descubierto así como esos falsos progresistas y esos sinvergüenzas que nos desgobiernan.

No hay comentarios: