viernes, mayo 02, 2008

40 AÑOS TRAS LA UTOPÍAHace 40 años unas protestas estudiantiles en París hicieron temblar el mundo. Se trataba del famoso Mayo del 68, una de las raras revoluciones que no recurrieron a la violencia terrorista para afianzarse. Al contrario de las Revoluciones jacobinas como la francesa a finales del siglo XVIII con Madame Guillotina cortando cabezas, la española de 1936 (muchos se olvidan de que en Cataluña hubo una revolución libertaria) y su persecución religiosa o la truculenta que organizaron los Lenin y Trosky en Rusia, la revuelta de 68 hizo historia por su filosofía.
Se atacó el machismo, el racismo, nuestra forma de vivir. "Una revolución que exige que mueres por ella no es ninguna revolución" dijeron. Se fomentó el hedonismo, el amor libre, la imaginación, la fantasía.
Ideas que han fermentado parcialmente pues que el mundo nunca más fue el mismo desde entonces. Yo la viví cuando era joven y la veía como algo muy lejano. Recuerdo la crónica de Terence Moix en Cannes cuando unos manifestantes entraron en la sala donde se proyectaba Peppermint Frappé de Carlos Saura y bajaron el telón interrumpiendo la proyección y provocando la suspensión del Certamen que según la mencionada revista estaba ya caduco.
El 1975 cuando falleció el Generalísimo Franco me sentí decepcionado por el cambio muy alejado del espíritu del 68. Un espíritu que supuso incluso una revolución en la forma de hacer cine y en las expresiones culturales.
Mas que una algarrada supuso una transformación de las ideas y de las consciencias. el mundo ya no fue el mismo desde entonces.


El hedonismo de "El último tango en París"

============

En Mayo 68 se reivindicaba a Mao Tse Tung como principal lider revolucionario. ¿Qué deberían pensar de
Tiananmen los antiguos participantes de la revuelta estudiantil? ¿Y de la violenta Revolución Cultural china? ¿Y de Pol Pot, hijo bastardo del maoísmo?
Alguna miopía sí que tendrían.

3 comentarios:

filomeno2006 dijo...

Amigo Salvador: ¿Fuiste alguna vez a ver películas prohibidas en Perpiñán?
Abrazo.

Salvador Sáinz dijo...

Llegué a La Jonquera para entrar a Perpignan pero la policia me negó el pasaporte para un día como dabn entonces.
Se pusieron a gritar: "¡Otro que quiere ver el ultimo tango!".
Es extraño, pero ahora creo que la película de Bertolucci está sobrevalorada.

filomeno2006 dijo...

Y además, muy triste. Más de uno se debió de llevar un chasco, pensando que la pelicula iba de "cachondeo erótico- festivo".........