lunes, marzo 24, 2008

DON BOSCO

San Juan Bosco

Durante la semana santa las cadenas de TV acostumbran a programar películas y series de contenido religioso. Un tema que no suele interesarme mucho pero me encontré esta miniserie italiana del año 2004, dirigida por Lodovico Gasparini y protagonizada por Flavio Insinna.
A mediados de siglo XIX, en Turín, vivió este peculiar santo que se dedicó a recoger niños abandonados y les dio un hogar, enseñándoles un oficio. Este buen hombre fue tratado en su día como un revolucionario por sus ideas rompedoras o tal vez porque pretendió asumir su oficio hasta las últimas consecuencias.
No hago mención de esta miniserie en balde. En primer lugar porque me pareció bien realizada, en segundo lugar porque este santo fue el patrón del cine durante mucho tiempo y no sé si actualmente lo sigue siendo. Cada año, el día 31 de enero, fecha que conmemora su fallecimiento, nuestra industria celebraba algún festejo y la revista Fotogramas entregaba sus premios por votación popular de sus lectores.
Pero hay otro motivo por el cual me he decidido comentar esta serie En el año 1960 estuve un sólo curso en el colegio de los salesianos, la congregación fundada por este buen hombre, en donde se nos hablaba muy a menudo de su obra y milagros.
Sin embargo, vista la serie, me he dado cuenta de que aquel colegio nada tenía que ver con el espíritu de su fundador. En primer lugar porque era un colegio pijo, todo lo contrario de ese centro fundado por Dom Bosco en Turín, en donde se recogió para gran escándalo de la época a todos los huérfanos y niños abandonados por sus padres librándoles de la explotación y de la cárcel.
En segundo lugar, aquel colegio fue para mí un infierno debido a mi dislexia. Sufrí muy mal trato por parte de aquellos "padres" que muy poco tenían de tal.
Me parece que el pobre de Dom Bosco si hubiera conocido aquel colegio se hubiera llevado una gran decepción. Ello me lleva a reflexionar el porqué las buenas ideas se prostituyen de tal manera y se degradan hasta extremos inconcebibles.
La naturaleza humana es perversa y muchas buenas ideas acaban convertidas en todo lo contrario de lo que se pretendía ser. Guardo muy mal recuerdo de aquel colegio y al ver la serie me he quedado literalmente de piedra al ver el abismo que les separa de su fundador. Un buen hombre que muy esporádicamente aparecen en nuestro mundo, pero a veces las buenas intenciones acaban siendo neutralizadas por la perversión de otras gentes que han convertido nuestro mundo en un auténtico estercolero.

No hay comentarios: