sábado, enero 19, 2008

EL CUENTO DE NUNCA ACABAR

El Ministerio de Cultura ha hecho un balance catastrófico sobre la existencia cinematográfica en España. Crisis de la asistencia a las salas, no del cine que está mejor que nunca aunque en la actualidad se disfrute de forma distinta a la de años atrás gracias a la invención del DVD que nos permite disfrutarlas en nuestro domicilio evitándonos colas en los cines.
La crisis si es de las salas y es una crisis que ellas mismas se han buscado. Por ejemplo, en mi ciudad (Reus) una de ellas está ubicada en la quinta puñeta, me refieron a los cinemas Laurens, y respecto al complejo de Les Gavarres lo tienes imposible porque no existe una linea de autobuses que nos lleve y nos traiga. Es decir, si no existe transporte público que nos permita acceder al mismo ¿cómo vamos a asistir?
Otra alternativa son los cinemas Palace con unas butacas incómodas y unas proyecciones penosas. La imagen se ve siempre oscura y en cambio, cuando disfrutamos la misma película en nuestro DVD es de una luminosidad radiante.
Es decir que en cierto modo la crisis viene propiciada por la incomodidad de las mismas salas y del acceso a las mismas. Por contra vemos como mucha gente se gasta grandes sumas de dinero en reproductores de DVD, en televisores de pantalla plana con precios desorbitados, Homes Cinema y coleccionismo de discos con las películas que nos interesan.
Respecto al cine español con una cuota del 12,7% y menos de 13 millones de entradas vendidas (en la que la parte del león se la lleva El orfanato) tiene toda su lógica. Son películas subvencionadas que solo duran una semana en cartel, que no se promocionan. La mayoría de nuestros actores pueden circular tranquilamente por cualquier calle sin que nadie les reconozca y que obtienen su crédito en manifestaciones de tipo político.
Un cine subvencionado que detesta y condena a las llamas del averno la comercialidad vista en sí misma como algo perverso. Se considera negativo rodar el cine que interesa a la gente, a pesar de que es financiada con sus impuestos, y sólo pretenden el negocio fácil de la subvención con los que hacen sus buenos dineretes aunque sus obras no se estrenen. Es un cine (?) pretencioso, destinado a halagar su vanidad, por lo que la falta de repercusión en taquilla es algo que les deja indiferente.
Si un cine se hace contra la taquilla es lógico que no se estrene porque no es éste su objetivo sino la de llenarse el bolsillo con el dinero público y los derechos de antena de las televisiones privadas.
¿Crisis del cine español? ¡No! Apogeo de la cara dura.

3 comentarios:

César Galiano Royo dijo...

Creo que tienes razón, Salvador. Además, aunque yo no entienda mucho de cine, según creo recordar, en la definición de "cine" (como en la del "cómic", y de eso sí que entiendo) está la característica "arte de masas". De modo que, si el cine no pretende seducir a las masas, podría dejar de ser cine. Me parece que un cine para unos cuantos es una aberración.

Salvador Sáinz dijo...

La mayoría de las películas españolas sólo tienen éxito en el reproductor de DVD de sus realizadores. Es lo que yo llamo "cine masturbatorio", es decir cine que sólo interesa a quienes lo hacen.
En la Mostra de Valencia ví algunas películas de la tierra que no estaban mal y que incluso eran divertidas, si no llegan a las pantallas es debido que no nadie las promociona como debiera. En otros tiempos hubieran conseguido un buen éxito comercial, pero no ahora.
El Estado ha fracasado en la hora de promocionar el cine español y ha dado prioridad a unas películas que aburren a todo el mundo, tal como comprobé en festivales en los que he trabajado como el de Ibiza, Playa de Aro o la Mostra de Cinéma Catalá de Sitges, sin subvenciones de ningún tipo.
Película catalana (subvencionada) que proyectábamos, no fallaba. Al cabo de media hora la sala se quedaba vacía. Y así año tras año.
En otro tiempo el cine español era popular. Los actores, incluyendo los secundarios, eran reconocidos en todas partes. No podían pasearse por una ciudad o un pueblecito español porque la gente les paraba por la calle y les pedían autógrafos.
Actualmente nuestras estrellas, cabezas de cartel y ganadoras de Goyas, se pueden pasear por la Gran vía de Madrid y nadie les conoce.
El cine es un negocio, una película no acaba cuando se termina el rodaje sino cuando lleva meses en cartel como ocurría en otras épocas.
Pero como se han empeñado en denostar al "cine comercial" y por eso han tratado de eliminarlo de nuestras pantallas, el espacio que han dejado libre se lo ha comido el cine norteamericano, el gran triunfador de la política del Estado y de la Generalitat catalana que de forma inconsciente ha servido fielmente a sus intereses.

Kike dijo...

La mayoría de las películas españolas sólo tienen éxito en el reproductor de DVD de sus realizadores. Es lo que yo llamo "

Excelente apreciación salvador, totalmente de acuerdo

Por cierto no dejéis de ver el corto ganador del notodofilmfest.com 2008

"como está el mundo fermín"

http://www.notodofilmfest.com/index.php?corto=753

un claro exponente de la deriva que está tomando el cine español...

15 mil euritos a la buchaca

increible