jueves, diciembre 20, 2007

60 AÑOS DE "FOTOGRAMAS"


Fotogramas ha cumplido 60 años. Para muchos cinéfilos ha sido todo un referente. cuando dejé de ser el espectador dominguero para convertirme en un amante del cine más selectivo yo tenía alrededor de 14 años, conocí la susodicha revista y empecé a enviarle cartas a Míster Belvedere. Algunas las publicaban, a veces les dedicaban páginas enteras. Firmaba con diversos pseudónimos según la época como sir Percy Ware Armitage (el villano cómico que interpetaba Terry Thomas en Aquellos chalados en sus locos cacharros), Erronius (el papel de Buster Keaton en Golfus de Roma), Ganxet al pil pil ("ganxet" es como nos llaman a los de Reus en ciertas partes de Cataluña y pil pil hace referencia a mi origen euskaldun) y otros como el cinéfilo del antifaz. Solía cambiar bastante, porque no me gustaba que siempre se vieraque era la misma persona quienes enviaba cartas al susodicho consultorio.
Yo empecé a escribir muy joven y me interesó el cine desde muy niño, prácticamente desde que nací. Fotogramas es la revista gracias a la cual adquirí información sobre autores, actores y demás gentes de este mundillo.
La revista me gustaba parcialmente, a veces me desagradaban ciertos comentarios de sus redactores. Por ejemplo, le recriminaban a José Luis López Vázquez sus películas cómicas y cuando estrenó Pippermint Frappé y la presentaron en Berlín (en Cannes hubo un follón) escribieron que debía "recapacitar".
Se olvidaba muy a menudo que en España los actores no hacemos lo que queremos sino lo que nos dejan hacer. Si el mencionado actor se hubiera negado a rodar las películas que disgustaban a esta revista lo único que hubieran conseguido era que se muriera de hambre, cuando los redactores también ejercían su oficio para ganarse el pan.
¿Que hubiera pasado si yo hubiera debutado como actor en Las rutas del sur de Joseph Losey en vez de Latidos de pánico, años después? O que en vez de iniciarme en Vudú de Pierrot en 1975 lo hubiera hecho en Film Ideal siete años antes. Hubiera pasado que mi carrera hubiera sido distinta y los redactores de Fotogramas hubieran tenido de mí otra imagen. Pero Film Ideal se hundió cuando puse el pie dentro y en la película de Losey me pidieron que me afiliara a un sindicato político que llevaba los asuntos de cine en Cataluña. Yo no quise porque en primer lugar la política no me gusta, y si hubiera habido una involución en aquellos años hubiera acabado en el exilio o con un tiro en la nuca en alguna cuneta. Las circunstancias fueron lo que provocó que me dedicara al fantástico, no una elección deliberada.
López Vázquez, Alfredo Landa, Gracita Morales, Rafaela Aparicio y compañía apechugaron el cine que se encontraron en su tiempo. Tenían dos opciones, rodarlas para poder comer o rechazarlas y pasar hambre. Por eso, los comentarios de Fotogramas me parecían injustos.
La manía de analizar las películas en función de determinadas ideas políticas que se han demostrado ineficaces a lo largo de la historia del siglo XX, provocó irritación a más de un cinéfilo e incluso la revista estuvo a punto de desaparecer.
Patinó dos veces con la publicación de libros y la adquisición de Fantastic Magazine, una revista de cine fantástico muy descafeinada.
Pero por otra parte Fotogramas ha sido todo un referente, para muchos una escuela. Es curiosa esa palabra, los españolitos de cierta edad tuvimos una escuela franquista, muy ideologizada, y sus alumnos acabaron todos rojillos. En fin. Esta revista fue una escuela pero luego todos hemos ido por libre por la vida y devoramos el cine que nos gusta, no el que gusta a los críticos a los que nunca hacemos caso.
Otros aspectos más agradables es su erotomanía. Para los cinéfilos pendones, como el presente, todo un placer.

viernes, diciembre 14, 2007

President de saldo

McCARTHISMO CATALONIA

Ernest Benach


Santiago Carrillo se quejaba en un artículo que las democracias son muy hipócritas. En eso tiene razón, aunque sea la persona menos indicada para hablar de hipocresía en España porque la suya es monumental.
Es sabido que es recurrente en la prensa cinematográfica hablar del senador McCarthy que creó la llamada "caza de brujas" en Hollywood. Ese individuo inició una ofensiva para expulsar del cine, del teatro y de la televisión a los profesionales que hayan militado en el Partido Comunista. Mucha gente fue barrida de las pantallas y de los escenarios, desaparecieron, aunque se ignore que el sistema político que defendieron hicieron cosas parecidas e incluso peores en la Unión Soviética. En China, durante la Revolución cultural, mucha gente fue perseguida, vilipendiada, vejada e incluso asesinada por no compartir los dogmas del partido que en nuestra país es considerado "muy democrático".
Los "malos " son siempre los demás.
Hace años, en 1989, presenté en Reus un proyecto para organizar un festival de cine en la ciudad. Fui atendido por un bisoño político, Ernest Benach, quien se mostró interesado por el proyecto y nos concedió una subvención de un millón y medio "como máximo". Ese "como máximo" escondía una trampa, pues transcurrido el festival sólo nos dieron el medio millón y nos dejaron colgados con una deuda de un millón de pesetas que provocó que el festival no tuviera continuidad.
Denunciar este abuso al Defensor del Pueblo (organización fantasma donde las haya) provocó represalias que a lo largo del tiempo persisten.
El bisoño político es actualmente el "molt honorable" (?) presidente del Parlamento de Cataluña. ¿Porqué hablo de ésto? Pues porque en 2005 me presento a canal Reus TV a presentar mi curriculum y el director del canal sacó a relucir el tema de la denuncia.
En 2007 se organiza un festival, cuyo presidente de honor es el mencionado señor, y ni siquiera me informan del evento. Mis cortometrajes se pueden pasar por televisiones latinoamericanas pero no en mi ciudad. "Alguien" me ha vetado, casualmente aparece siempre el mismo nombre por medio.
El "consejo" que recibo de empresas de empleo, asistentes sociales y compañía es que la solución a mi problema, no poder trabajar, es coger la maleta y marcharme a vivir a otra comunidad autónoma. Así de claro.
Luego todos se quejan del Generalísimo, de McCarthy, del conde duque de Olivares y de Felipe V. Y es que bajo la apariencia de esta farsa democrática existe toda una hipocresía y una mentira.

viernes, diciembre 07, 2007

BATIBURRILLO IDEOLÓGICO

Salvador y Paco

La semana pasada me sorprendió el descaro de algunos partidos políticos catalanes por una manifestación en donde se mezclaron el caos en infraestructuras con reivindicaciones soberanistas. Es lo más de esta autonomía, incapaces de hacer buena política se dedican a la bronca continua, al agravio comparativo, al victimismo profesional. "No nos quieren", "no nos comprenden", "buaaaaaaaaaaaaaa, buaaaaaaaaaaa".
Sin embargo bien se callan que son estos mismos partidos, autores de tan lamentables pataletas los corresponsables de tanto desgobierno como el que padecemos porque son quienes les apoyan en las votaciones de investidura.
A cambio de cargos públicos como videpresident de la Generalitat y de President del Parlament, los muy honorables, como así presumía Marco Bruto tras apuñalar a Julio César, organizan manifestaciones contra gobiernos que ellos mismos han apoyado o con el que se han asociado. Valiente cara dura.
Mientras tanto somos el hazmereir en educación y en sanidad. La educación en Cataluña es un auténtico desastre, la peor de toda Europa. Ya no somos aquel país avanzado y cosmopolita de otros tiempos, nos hemos vuelto provincianos para satisfacer las neuróticas exigencias de una clase política mediocre. Nuestras escuelas se han convertido en una fábrica de ignorantes.
De la sanidad no digamos. Nuestros médicos y enfermeras deben emigrar para ganar sueldos decentes y se nos queda lo peor en nuestro país teniendo que recurrir a la inmigración para ocupar sus puestos. No quiero decir que entre este colectivo haya malos profesionales, al contrario, pero están peor pagados y tienen pocos recursos.
Debo recordar que hace un par de años, agosto de 2005, padecí un triple infarto. No más sufrir el primero me presenté al CAP (Centro Médico) de la calle Astorga de Reus para que me atendieran. La recepcionista me hace esperar, hay cola.
Luego me atiende, le explico lo ocurrido y me pregunta "¿ha traído papeles?", "¿ha traído radiografías?" "¿quién es su médico de cabecera?". por mucho que insistiera en explicar lo que me ocurriera ni caso. finalmente me dio un papel para que volviera a las doce que era cuando estaría mi médico, el cual me atendió a las dos del mediodía. El infarto lo había tenido a las siete de la mañana y al CAP me había presentado a las ocho. Seis horas después del infarto fui atendido mientras mi vida pendía de un hilo.
¿Culpa del Gobierno de Madrid que nos quiere y nos tiene manía? ¡No! Culpa de la mentalidad burocrática de nuestra administración. Del desprecio a la vida humana, de su chulería congénita.
Y del problema de la educación no digamos, nuestros muchachos y muchachas arrojan la toalla desanimados por la falta de calidad de la misma. A nuestras autoridades sólo les interesa el reparto de cromos, pasar revista a los mossos d'esquadra, llamarse asi mismos "molt honorables", y nada más.
Sensibilidad cero. Caradura diez.
Ayer me encontré con una figura del Paco, nuestro coco particular, gobernó cuarenta años porque en vez de combatirle le adularon y le lamieron el trasero los mismos que ahora presumen de antifranquistas. Sin embargo este jefe de estado tuvo una virtud. Era un fascista y lo decía. Nunca nos engañó. Actualmente nos desgobierna gente peor, que es tan fascista como él y presumen de demócratas. Tratan inútilmente de engañarnos, pero de lo que no se dan cuenta es de que los ciudadanos no somos estúpidos y cada vez nos creemos menos sus mentiras.

lunes, diciembre 03, 2007

LOLITA



Uno de los mejores filmes de Stanley Kubrick es, sin duda, Lolita (1962), basado en una novela de Vladimir Nabokov que retrataba con acierto la hipocresía de nuestra sociedad. En la actualidad en que tanto se habla de la libertad sexual, de la tolerancia, y se han legalizado los matrimonios homosexuales, los campos nudistas y ciertos clubs de intercambio de parejas, resulta que aún escandaliza una relación entre dos personas de edades distintas.
No me refiero unos cuantos años, como es habitual, sino a decenas de años, como si este hecho fuera considerado un crimen.
Sin embargo conviene recordar que durante siglos muchas jovencitas de corta edad fueron obligadas a casarse a la fuerza con hombres maduros o incluso ancianos por intereses económicos de las familias. No hablo de mucho tiempo atrás, porque en el siglo XX aún existía esta costumbre en nuestro país y aún existe en la actualidad.
Pero cuando la relación es consentida provoca pasmos, rasgadura de vestiduras, incluso en personas jóvenes y de presunta mentalidad abierta. Por lo visto la libertad sexual tiene sus límites y uno de ellos es la diferencia de edad de la pareja.
En la actualidad incluso se podría tipificar como delito y la persona de más edad podría pisar los suelos de la cárcel si se atreviera a tener relaciones con una pareja menor. No hablo ni de violaciones, ni de prostitución, sino de relaciones libres. Eso significa que aún tenemos fronteras, límites, a la hora de enamorarnos amparados en un falso concepto de lo "políticamente correcto", la nueva forma de hipocresía de la sociedad moderna.
Esta relación fue llevada a la novela por Vladimir Nabokov y al cine por Stanley Kubrick en 1962.Si en el original la chiquilla tenía 12 años, en la película 14 por presiones de la censura y la actriz Sue Lyon 16.
Desde entonces se suele llamar Lolitas a las chicas enamoradas de hombres maduros, algo considerado una aberración sexual, aunque no son pocas las que se sienten atraídas por personas de más edad, e incluso en casos inversos, hay muchachos que prefieren mujeres hechas y derechas a las chiquillas de edades parejas.
Sue Lyon fue lanzada a la fama por esta película pero su carrera fue efímera. En 1973 rodó Una gota de sangre para morir amando, un filme que necesita una buena revisión, sobretodo la versión sin censura que se proyectó en el extranjero, y que en su día fue menospreciada por la crítica. en ella la actriz que nos ocupa, ya adulta, con 27 años, seducía y asesinaba a chiquillos más jóvenes que ella, convertida en una mantis religiosa.
No hizo carrera en el cine y se retiró tras su matrimonio dedicándose a las tareas del hogar y a sus hijos, si los tuvo. No la hemos podido ver madurar en la pantalla, pero por eso nos quedará en la memoria su imagen adolescente que ya es imperecedera. Todo un icono del erotismo cinematográfico, pero lo principal de la novela aludida y del filme de Kubrick es su denuncia de toda la hipocresía que ronda en nuestra sociedad .
Denuncia que en clave de drama o de comedia han aparecido en títulos posteriores, pero otro día hablaremos de ellos.


Fotos de Sue Lyon