viernes, noviembre 23, 2007

FERNANDO FERNÁN-GÓMEZ



En este país Cada vez que se muere alguien tenemos que soportar una andanada de hipócritas comentarios ensalzando a quien se ha ido, aunque sea alguien que en vida ha sido apaleado e injuriado a destajo. Fernando Fernán-Gómez caía mal a casi todo el mundo y con razón porque era un ser insoportable. Eso no quiere decir que lamente su pérdida, como lamenté en su día la de santa Pilar Miró a pesar de que me caía gordísima.
Con el personaje que nos ocupa debo de ser justo. No admiraba para nada al ser humano, antes lo contrario. Me topé con él una vez en Barcelona, año 1990, en una mesa redonda sobre cine español con José Sacristán, Ana Mariscal y José Luis López Vázquez entre otros que no recuerdo.
Ni le saludé, ni me presenté, ni le hice demasiado caso. Empero, una vez he resaltado la parte negativa de ese personaje, no sería justo poner en la balanza la parte positiva. Sí como persona no me gustaba absolutamente nada, como profesional era una de mis ídolos. Era y es, porque aunque la persona se ha ido para siempre quedan sus películas para recordarle. Sí, como actor me parece uno de los mejores que hemos tenido en nuestro cine español, pero más le admiraba como creador y como realizador. Para mí su mejor época fue en los años 60, durante el franquismo cuando rodaba auténticas joyas como La vida sigue, La vida alrededor, La venganza de don Mendo, El Extraño viaje, La vida por delante y otras. Curiosamente las que empezó a rodar durante la democracia me interesaron menos porque habían perdido su carácter corrosivo. Aquella terrible época del cine español cuya producción no gustaba a nadie. "No sabemos hacer las películas que gusta a la gente" comentó con cierta amargura. Yo me atrevería a decir que la realidad no era así, no dejaban hacer el cine que gusta a la gente por intereses partidistas. El amiguismo, cáncer intrínseco del cine español durante el franquismo y durante la democracia llevó a nuestra cinematografía a un callejón sin salida.
España siempre ha estado gobernada por dictadores en un sentido u otro. El Generalísimo Franco duró 40 años porque nuestra patria es tierra de aduladores, lameculos, fantasmas y oportunistas que siempre se suben al carro del vencedor aunque éste carezca de moral y de ética.
Y los políticos que le han sucedido en la democracia no son menos. La administración no ha hecho más que favorecer a "los suyos", a quien les interesaba por razones políticas y personales, jamás profesionales.
Por eso, la carrera de este personaje durante la democracia perdió su carácter corrosivo y se volvió acomodaticio. En los años perdí mi interés por él y sólo me queda el recuerdo de su obra anterior que para mí es mucho más valiosa.
Fernando no era tonto, era muy listo, más de lo que la gente se imaginaba. Se acomodó a la nueva situación y vivió de ella hasta el final.
Su película más divertida fue, para mí, La venganza de don Mendo, basado en una obra de Pedro Muñoz Seca. Naturalmente la Ley de la Memoria (selectiva) Histórica se olvidó de que fue asesinado en Parracuellos del Jarama, y al señor al que atribuyeron esa masacre ha sido homenajeado como si fuera un santo de estampita.
Muchas veces creo que no hemos cambiado tanto como se dice, seguimos adulando a gente que sólo se merece que les lancen alcachofas, y es que en nuestro amado y odiado país, la ideología dominante no es ni la conservadora ni la socialista. Es el camaleonismo.


lunes, noviembre 12, 2007

LA (DES)MEMORIA HISTÓRICA

En la guerra de 1936 al 39 es cierto que se cometieron numerosos crímenes, como en todas las guerras, y más en España donde vamos sobrados de conflictos internos como las Guerras Carlistas ya olvidadas o la Guerra de Sucesión, aquella que sólo sirve para fomentar el victimismo de los catalanes, pero la gente parece que no aprende y de todos esos desdichados episodios de nuestra historia sólo recordamos lo que nos interesa.
Por eso la Ley de la Memoria Histórica la encontramos insuficiente porque no profundiza en nuestro problema. La violencia es en sí perversa y no existen argumentos para justificarla. La España del 36 estaba envenenada por dos movimientos radicales: por un lado el fascismo que ha dejado amarga huella en la Historia de la Humanidad y por el otro el comunismo (o el anarquismo mal entendido) que ha creado terribles dictaduras por donde triunfaron.

Ambos radicalismos estaban basados en la violencia más absoluta. Pero según el color político dominante sólo vemos la violencia de "los otros", no "la nuestra". Lo de "nuestra" es un decir porque yo no me siento identificado con ningún partido político y menos con aquellos que hayan utilizado la violencia para imponer sus puntos de vista.

Sí durante el franquismo se honraron a sus "víctimas", lo cual entrecomillo porque tengo dudas de que las mismas les pertenezcan, en la actualidad con la llamada Ley de la Memoria Histórica se pretende cometer el mismo error.

En el 18 de julio de 1936 hubo un estallido de violencia inusitado que puso los pelos de punta la resto del mundo. Hubo matanzas en ambos lados, pero los muertos de la zona republicana ¿eran franquistas? y los de la zona nacional ¿eran republicanos?

Muchos crímenes fueron cometidos por motivos ajenos a la política, venganzas personales. Ya se sabe que esos momentos de confusión son apropiados para realizar esa clase de delitos con total impunidad.

En la zona republicana se llamó "fascista" a mucha gente que no lo era, que nada tenía que ver con el golpe de estado de los militares sublevados. Curas de pueblo, monjas de clausura, empresarios, católicos practicantes. Gentes que lo único que sabían del golpe era lo que escuchaban en la radio o leían en los periódicos, a veces ni eso. ¿Victimas franquistas? No, víctimas que el franquismo utilizó para justificar su golpe de estado y su "cruzada".

¿Eran rojos todas las víctimas del franquismo? Pues me atrevería a decir que no. Muchos crímenes se debieron a denuncias por motivos particulares o debidos a la estrechez intelectual (común en ambos extremos) de sus dirigentes que veían rojerío donde no lo había.

Actualmente se está perdiendo la oportunidad de poner las cosas en su sitio y de pasar cuentas sobre nuestro pasado, un pasado que se pactó enterrar al morir Franco porque ambos bandos tenían mucho que esconder. Seamos sinceros de una vez, nuestra Guerra Civil fue una vergüenza nacional como lo fue la Guerra de Sucesión y las guerras carlistas. Baños de sangre inútiles.

La violencia es mala y perversa. Sólo sirve para crear resentimientos y odio. Lo malo es que nuestros políticos son tan descerebrados que en vez de acabar con los sentimientos negativos los fomentan por su cobardía y su torpeza. Un suspenso para ellos. Ojalá los pudiéramos enviar a Marte para fastidiar a los marcianos.

Ya sé que no existen los marcianos, pero es que si fueran a Marte a enredar nadie protestaría porque no tendrían a nadie para jorobar.

jueves, noviembre 01, 2007

LA "POCA VISTA" DEL VISTA

Valiente mal rollo la informática. A veces uno cree que las empresas están completamente locas, que han perdido el juicio, que empinan el codo más de la cuenta, que tienen delirium tremens.
Hace años tuve una mala experiencia con los Apple. Tenía un Imac que me iba razonablemente bien, pero se me había hecho pequeño pero que al cabo de nueve años que lo adquirí aún está en uso haciendo las delicias de mi sobrina Celia.
Me compré un Power Mac que me costó un pastón. A la empresa Apple le entró un calentón mental y sacaron un sistema operativo, el 10, más conocido como MacOs X. Ningún programa funcionaba con el mismo y tardaron varios años en sacar software que funcionara con el mismo. Pero al menos la compañía tuvo la decencia de crear una época de transición. Al comprar la nueva máquina me instalaba los dos sistemas operativos, el 9 (el clásico) y el 10. La máquina te dejaba escoger entre uno u otro sin ningún problema.
Con el 9 seguí trabajando varios años y el 10 lo tuve muerto de risa hasta que apareció Poser 5, entonces fue cuando empecé a usar el X. Enseguida comenzaron los kernels panics (una pantalla negra que te bloquea el ordenador) y un montón de rarezas que acabaron por destruir la placa base y el disco duro.
Finalmente el Mac lo dejé de lado y me paso al PC con Windows XP. Todo me funciona de maravilla, pero hace poco adquirí un portatil que lleva un nuevo sistema operativo muy similar al MacOs X. Microsoft tiene larga tradición en copiar sistemas operativos, pero yo les creía más cuerdos que sus colegas de Apple.
Pero vaya error, porque las nuevas máquinas no te dejan escoger sistema operativo y te viene preinstalado con el Vista que debemos usar en contra de nuestra voluntad.
En el Vista muchos programas, por no decir todos han dejado de funcionar y como no están en el mercado las nuevas versiones tienes un ordenador que no puedes usar. Todo son chorraditas llamadas gadgets y tonterías así, pero los programas que usas en el curro no te funcionan.
Comenzó a protestar al fabricante, HP, y me dicen que no te pueden enviar los discos del XP porque perdería la garantía del aparato. Es decir, que se trata de que el usuario use a la fuerza un sistema operativo que en la actualidad no sirve absolutamente para nada.
¿Entonces para qué se dedican a la informática ¿Para crear ordenadores floreros? Un ordenador se compra para trabajar y no para ver iconos bonitos, gadgets y tonterías.
Tal vez dentro de tres años el Vista sea un excelente sistema operativo, pero no te pueden tener colapsado tu tiempo de esa forma tan estúpida.
Para HP parece ser que el cliente no tiene ninguna razón, se ha de fastidiar, ha de enviar su trabajo a paseo para deleitarnos con un inútil diseño vacío y ramplón.
Ni siquiera nos han dejado un tiempo de transición como hizo Apple, nos han colocado en todas las nuevas máquinas un sistema operativo que no sirve para nada y los usuarios que se joroben.

================================

PD: Apple ha sacado el Leopard, el nuevo sistema operativo, y al parecer sigue los pasos del Vista. Pues estamos apañados.

Más PD: En el Compaq he conseguido instalar Vue d'Esprit 6 y Tomb Raider Legend, actualizarlos. Van bien. Pero Poser 7 no hay manera. Es compatible con Vista pero no lee los discos de instalación. Así que seguimos estando apañados.
HP me pone pegas para desinstalar Vista y colocarle el XP. Desde luego las máquinas están pensadas para jorobar al usuario.

Más: HP se niega a facilitarme información para eliminar el Vista del nuevo portátil. Muchos CDs no los lee a pesar de que sí me funcionan en mi Acer Aspire con XP, el Tomb Raider Legend me va lento y el Gamepad tiene deficiencias. Me ha costado una barbaridad instalar Poser 7 y después que me funcione.
Lo que queda patente es la deshonestidad del fabricante del portátil al imponerme el Vista como sistema operativo cuando aún no está maduro para su uso, cuando muchos PCs, aunque recién comprados, no están preparados para su uso porque consume muchos recursos y a sabiendas de que nos perjudican en nuestro trabajo.
Está demostrado que a HP le importa un bledo su clientela, lo único que les interesa que utilicemos Vista aunque nos vaya mal y nos cause multitud de contratiempos. Tal vez dentro de un par de años sea un buen sistema operativo, pero no lo es ahora. Al menos se nos tenía que dar la oportunidad de escoger, pero eso no lo quieren permitir esos mercaderes del tres al cuarto.

Más PD: ¡Hasta la vista Vista! Ayer vino a visitarme mi sobrino José Manuel y entre los dos pudimos borrar el execrable Vista de mi portátil e instalarle el XP. Eso sí tuvimos que sudar la gota gorda porque para encontrar los drivers de video y de sonido nos vimos negros.
Desde luego la política de Compaq y de HP no puede ser más que sorprendente. Los foros de internet están colapsados con usuarios con el mismo problema, se encuentran ese sistema nefasto preinstalado y después para borrarlo nos encontramos con miles de calamidades.
Luego se quejan de la dictadura del Generalísimo Franco, pero ésta no le va a la zaga.