martes, julio 31, 2007

MICHELANGELO ANTONIONI: 1912-2007
INGMAR BERGMAN: 1918-2007

"Blow Up" de Antonioni

En pocos días se han ido dos de los grandes genios del cine. No eran mis cineastas predilectos pero sí dos grandes nombres que se merecen todos mis respectos. Como cinéfilo tengo mis propias preferencias alejadas del estilo de estos dos cineastas, Antonioni autor de reflexiones sobre la incomunicación, y el profundo Bergman. Ambos máximos exponentes de un cine muy intelectualizado, reyes de filmotecas y cine clubs. Fueron personas coherentes y honestas.
Sus vidas se han apagado pero hacía mucho tiempo que el cine les había dado la espalda y los había marginado. Un trato muy cruel que nadie se merece.
Pero durante décadas ambos fueron sinónimo de cine de calidad, cine muy radical, muy personal, no sometido a la dictadura de la taquilla y eso les ha hecho acreedor de mis simpatías.
No es necesario que un cineasta me guste para que personalmente me agrade. Por regla general siento simpatía por todos los profesionales que han dedicado su vida al Séptimo Arte con las excepciones de rigor. No sé si se han ido al cielo o a la nada, pero sus películas ahí están. Nos han dejado un buen legado y desde aquí se los agradezco de todo corazón.


CAYETANA

Salvador y Cayetana

No suelo hablar aquí de temas familiares pero este sábado 28 de julio asistí al bautizo de Cayetana, mi nueva sobrina.
Hay un dicho "a quien Dios no le da hijos el diablo le da sobrinos". Efectivamente no he tenido hijos porque jamás me he casado. Pero no comprendo porque el diablo es tan generoso conmigo porque tengo ya doce sobrinos carnales y trece sobrinos nietos. Estoy muy contento con todos ellos.
Y es que hay dichos que no sé qué sentido tienen.


Cayetana

miércoles, julio 18, 2007

TONTORRONES DE GUARDIA
Litografía creada con Poser 6

Me sorprende mucho la poca profesionalidad de ciertas personas. Mi reproductor dvd se ha ido al infierno y sólo hacía cuatro meses que lo tenía. Es un DAK LW104 C. Lo compré hacia febrero o marzo, el primer DAK (adquirido por internet a la firma Airis) lo tuve que devolver porque saltaba la película cada dos por tres perdiéndome más de la mitad de su metraje. Al cabo de varios días me viene un transportista que me trae el aparato de recambio. Este ni siquiera se encendió. Volví a reclamar, me enviaron dos y devolví uno junto al defectuoso. Unos cuantos meses y de repente ni se enciende. Durante unos días funcionaba mal, me deformaba la imagen y ahora lo dicho. Qué cruz. Me he cambiado de marca y he solicitado un Woxter. Estoy a la espera de su llegada para continuar viendo películas en mi televisor. Otro asunto. Ha salido Pinnacle Studio 11. La nueva versión del popular programa de edición de video que yo utilizo muy a menudo. Cuando adquirí mi primer PC, tras una desdichada experiencia en Mac, de eso hace dos años me compré también Pinnacle. El número 9 que me iba razonablemente bien, pero no tanto como el Imovie de Apple que ganas tengo pase al PC. Un día tuve un problema, creo que me entró un virus que me destrozó varios programas y los tuve que reinstalar. Entonces se me ocurrió la idea de aprovechar la ocasión para actualizar el Pinnacle a 10 y menudo desatino. Gastas un tiempo en editar un video, en eliminar los trozos defectuosos y muchos otros menesteres y luego resulta que no te graba por un extraño conflicto de codecs. Por cierto, reiniciaba el ordenador cuando dabas la orden de grabar disco. Resulta que era incompatible con el antivirus y casi me destroza el disco duro con sus reinicios. Lo desinstalaba y lo volvía a instalar, teniendo que limpiar el PC con una utilidad que borra los archivos auxiliares de Pinnacle que no borra el desintalador. Lo actualicé a 10.5, a 10.6 y a 10.7 Los problemas persistían. en los foros de Videoedición todo son quejas. Otro problema del 10 era que no me leía los clips de animación realizados con programas de 3 D como Poser, Vue d'Esprit o Cinema 4D. En Renderosity los usuarios a los que consulté me dijeron que tuvieron todos el mismo problema y se tuvieron que cambiar de programa de edición en masa.
Escribí al Departamento de Asistencia Técnica de Pinnacle. Me piden un clip y me responden con cuatro frescas diciendo que ellos no habían instalado el codec que usa esos programas para grabar los videos. Así que me dan largas y no solucionan el problema.
Resultado que muchos usuarios han tenido que cambiarse de software. De momento no he encontrado ningún programa que me convenza de forma satisfactoria. Por eso le di una nueva oportunidad al Pinnacle 11 y comprobé que sus errores persistían, sólo había cambiado la interfaz de usuario por un diseño más moderno.
Tarda mucho en abrir un clip y los animación no los lee. Así que he tenido que desinstalarlo de nuevo y olvidarme del Pinnacle. ¿Qué está pasando?
Da la impresión de que estas empresas están ansiosas por expulsar a su clientela e irse a la ruina dejando en el paro a todos sus empleados. ¿Cómo los desarrolladores de software son tan desconsiderados?
Naturalmente es la competencia quien sale ganando con tanto sin sentido, con tanta falta de profesionalidad que nos invade.

viernes, julio 13, 2007

LA VISITA DE PACO MEDALLAS

Paco Medallas y Carmen Collares en Reus, años 40

Paco Medallas (así llamábamos a Franco en nuestro país) gobernó España durante 40 años, en la década de los cuarenta, gracias a la autarquía creó el primer gobierno dietista del planeta (ahora le superan muchos países del tercer mundo) gracias al hambre y a la escasez.
Los españoles le debemos que gracias a su plan dietético perdieran muchos kilos y adquirieran una silueta de modelo anoréxica que según la prensa son canones indiscutibles de belleza, tal vez porque su sueldo nos les permite el lujo de visitar a un buen oftalmólogo.
Su plan contra la obesidad le hizo acreedor de numerosas medallas. Hace un par de años, nuestros lúcidos ediles exigieron que devolviera la medalla que el Ayuntamiento le otorgara en los cuarenta.
Sin embargo olvidan que el excaudillo falleció en 1975 y que estará hecho polvo por tal eventualidad. Reclamarle un trozo de metal a unos restos ya extintos me parece propio de una novela de ciencia ficción. Por cierto ¿a qué basurero habrá ido a parar la medallita? Dudo que en el mundo haya alguien que le diera el más mínimo valor.


martes, julio 10, 2007

VENGANZA PANTACRUÉLICA

Uno está más que harto de la dictadura de la delgadez. Desde hace varios años tengo que hacer régimen para perder peso pero en los últimos años ya me está siendo difícil por mucho que lo intente.
Está lo que los dietístas llaman "comer sano", lo que traducido al lenguaje práctico resulta algo así como una perversa tortura gastronómica, un auténtico desacato culinario un día sí y otro también. Eso me hizo temer la hora de comer por encontrarnos en la mesa esos platos tan sanos como insípidos con lo que los dietistas nos torturan de forma cruel y despiadada.
Además cuesta un horror bajar peso, pero lo grave es la falta de humor, el desequilibrio al vernos privados de uno de los mayores alicientes de nuestra existencia. Se confunde lo sano con lo insulso.
Además lo de sano es más que discutible porque siempre tiene efectos adversos, el bajar peso a veces crea trastornos psíquicos y físicos graves. Una dieta de comida insulsa, mal llamada sana, es una puerta abierta a la desesperación y al aburrimiento.
Harto de tanta dieta he sentido la imperiosa necesidad de una vendetta de primera y he acudido a un restaurante japonés en la carretera de Salou. Además del sushi y de esa salsa verde que sabe a dinamita, me he obsequiado con un bufete libre absolutamente pantacruélico. Por cuatro asquerosos días que vivimos y encima nos los hemos de amargar por quítame allá unos kilitos.

===============================================

ACTUALIZACIÓN 13 de julio: Ayer fuí a la estamotóloga por una enfermedad provocada por los fármacos que los galenos me recetan creándome intoxicación. Una guapa moza la doctora. Me ha prohibido la dieta Gestapo para adelgazar por efectos adversos.
Cuando salí de la consulta lo fui a celebrar con una buena cerveza en la Plaza de la Sardana, me dieron unas cortezas de tapas y las compartí con un alegre perrito que movía lo colita (la de atrás, no seáis malpensados).


EL CUERPO


Bob Hope y Raquel Welch


Gracias al DVD y al Equino Innombrable he recuperado una trilogía de Richard Lester sobre los tres mosqueteros. En las dos primeras salía Raquel Welch haciendo una Constanza tonta. Todo le sale mal y siempre se caía.
Raquel era llamada El Cuerpo. A la vista está porqué. Los criticuchos la ponían a parir, faltaba más, y para los de Fotogramas era la bestia negra. Pero a nosotros nos importaba un bledo la opinión de esa tropa. Raquel nos gusta, vaya carrocería tiene la tía.
Ahora nos sacan unas tías esqueléticas que nos dicen que son las más bellas del mundo. Ya se sabe lo que decía el doctor Goebbels, ministro de propaganda de Hitler: "una mentira repetida mil veces acaba por convertirse en verdad". Si la dictadura mediática nos dice que esos esperpentos son el summum de la belleza nos lo hemos de creer, pues no. A mí me gustan las buenas hembras como la interfecta y lo demás son chorraditas.
He dicho.



MÁS MALOS ROLLOS

En el año 1989, un politicastro del tres al cuarto me dio una subvención tramposa para organizar un festival de cine en mi ciudad. Una subvención que decía así: "un millón y medio como máximo". Tras pasarse el festival comiendo canapés y castigándonos con su sonrisa dentrífica nos recorta la subvención por la cara. Dice que "he dicho como máximo, eso quiere decir que no tengo que pagar esta cantidad sino la que considere oportuno".
El buen hombre me dejó colgado con un millón de deudas y el festival no pudo continuar. Años después le encontramos de President del Parlament de Catalunya gracias a una coalición de perdedores. Promovieron un Estatut nuevo y claro, nos repitieron la jugada, nos lo dieron como el festival de cine, rebajado e irreconocible. Todo un culebrón para una reforma que nadie pidió y a quien muy poca gente interesó.
Volvieron a perder las elecciones y volvieron a gobernar. Cosas de este país de barretina y espardenya.Ahora estos políticos tan engreídos se pasan el tiempo tirándose del moño.
A nuestro personaje le recuerdo que siempre iba tras Angel Colom hasta que le echaron del partido y le llamó chorizo en los periódicos. El defenestrador defenestrado. Ahora se vuelve a repetir la historia y el defenestrador del defenestrador parece que acabará también defenestrado.
¡Qué esperpento de país! ¿De dónde habrá salido tanto impresentable junto?

HAROLD LLOYD


Acabo de recibir un pack de DVD Pacific dedicado a Harold Lloyd donde nos encontramos con sus largometrajes mudos y sonoros, así como varios cortos de tan genial cómico.
Resulta curioso pero en su día tuvo más éxito que el propio Charlie Chaplin aunque los críticos le tuvieron ojeriza, ¿porqué? pues porque decían que era pequeño burgués y con eso ya justificaban sus malas críticas. Esos señores siempre han ido de marxistas leninistas por la vida y la historia les ha jugado una mala pasada porque ese sistema político que creían maravilloso ha hecho aguas por todas partes.
Pero qué tontería era ésa. Harold Lloyd era un genio porque sus películas han superado el paso del tiempo mientras que otras que en su día gozaron de buena prensa ahora apestan a naftalina.
Lloyd era el rey del equívoco. Nos mostraba una imagen en la que nos hacía creer una cosa y resultaba ser otra. He disfrutado de sus mejores secuencias como las de El hombre mosca, subiéndose por los rascacielos, o Cinemanía en la que se pone el frac de un ilusionista y le empiezan a salir ratitas de sus bolsillos asustando a las damas.
De pequeño burgués nada y si lo era ¿qué? ¡Cuanta hipocresía había en este mundo! ¡Cuanta hay todavía! Pero cierta gente para presumir dice cualquier tontería y se queda tan fresca. César M. Arconada en su libro, Tres cómicos del cine gritaba: "¡Reid, burgueses, reid! Harold Lloyd es vuestro género". Yo no me considero un burguérs sino un bohemio, pero me hace gracia ese cómico de las falsas gafas de carey y su canotier, aderezado de su buen humor y su sonrisa.
Me lo paso bien con Harold, más con Buster Keaton y también con Charlie Chaplin, Stan Laurel y Oliver Hardy. Sus comedias son eternas.



sábado, julio 07, 2007

40 AÑOS SIMIESCOS


Kim Hunter y Charlton Heston

Hace ya cuarenta años que nos llegó la primera entrega de El Planeta de los Simios con Charlton Heston y la gran Kim Hunter en el reparto.
Un film a todas luces antológico e imprescindible para quien ama la ciencia ficción. Un film que ha superado la difícil prueba del tiempo pese a más de una ingenuidad. Taylor, el astronauta, descubre que estamos en el planeta Tierra por encontrarse la Estatua de la Libertad en las playas de Malibú, California. ¿Cómo llegó allí? ¡Milagro!
Para mí lo ingenuo radica en que los simios hablan inglés al cabo de dos mil años de viaje sideral, un inglés con un inequívoco acento shakesperiano porque los actores que hacían de simios eran reputadas figuras de la escena como Maurice Evans, Roddy McDowall y la misma Kim Hunter. El astronauta no sospecha de ellos porque hablen su mismo idioma, ¿dónde aprendieron inglés los simios? En fín, los estadounidenses son así. Se creen que su lengua es universal y que todos debemos hablar como ellos tanto si nos gusta como si no.
Pero aparte de esa ingenuidad, en el fondo no es más que una convención típical Hollywood, El planeta de los simios es una excelente parábola sobre la cerrilidad, el dogmatismo, la obediencia ciega, el cerrar los ojos ante la realidad. En las actitudes de esos simios reconocemos defectos de la sociedad que nos rodea. Esos políticos nuestros que siempre hablan de tópicos y la multitud de ciudadanos que les siguen ciegamente sin poner en cuestión sus ridículos dogmas.
Este film dio origen a una serie que me acaba de llegar en DVD y la he vuelto a disfrutar porque se conserva perfectamente. Una de mis series favoritas en la historia del cine, lo he pasado de fábula con su visionado quedando atrás los prejuicios que los críticos padecieron respecto a su creación. Ya se sabe, cuando un film se estrena se pone a parir y al cabo de unos años se ha convertido en un clásico de culto.
La murga de siempre.