domingo, septiembre 30, 2007

SEBASTIÁN D'ARBÓ

Sebastián D'Arbó, Berta Cabré y Salvador Sáinz
La Molina, marzo 1986, "Más allá de la muerte"

Sebastián D'Arbó rodó algunas películas de cine fantástico en Barcelona en los años 80. A pesar de ser muy catalanista, la Generalitat pujolista lde dio de lado por rodar cine de género y los lamentables Serveis de Cinematografía de la Generalitat habían iniciado su reinado del terror, capitaneados por el insufrible Antoni von Kitchner y toda su cohorte de aduladores y mangantes. En 182 dieron el tejerazo y se hicieron los amos del Festival de Sitges al que anteriormente habían denostado en sus lamentables críticas en los diarios.
El señor Kitchner, cuando era crítico, puso a parir a Paul Naschy y uno de sus fans le envió una carta repleta de improperios, anónima por supuesto, y entonces se le ocurrió la feliz idea de echarme el muerto encima y de decirle a todo el mundo que yo la había remitido lo cual es completamente absurdo por dos motivos incuestionables. Primero porque Paul Naschy me importa un bledo y segundo, yo nunca envío anónimos, porque las cosas las digo a la cara. En numerosos escritos los he dejado de vuelta y media y aquí me reafirmo en mi opinión de que toda su gestión ha sido absolutamente nefasta.
Y nefasta ha sido su cohorte de aduladores que para medrar iban a sus oficinas par arrastrarse y humillarse ante su augusta persona.
Su política inició una sangría para el cine catalán que debía emigrar a los madriles para poder trabajar. Vicente Aranda, Paco Betriu, Pedro Costa, Isabel Mulá, Josep María Cunillés y muchos actores y actrices tuvieron que desarrollar su carrera en la capital del Reino porque las puertas en Cataluña se les había cerrado a cal y canto.
D'Arbó quería rodar cine de género y, como es natural, la Generalitat le dio con la puerta en las narices. Según me contó el fallecido Francesc Rovira Beleta, en una comisión para la valoración de proyectos para subvencionar, al ver sobre la mesa un proyecto de este cineasta comenzaron a gritar: "¡Ni un duro para D'Arbó!" Esto en boca de presuntos realizadores de películas que no se estrenaban o lo que es peor incapaces de acabarlas. Recuerdo una cosa que programaron en el cine Iván de Playa de Aro, año 1988, semana del cine catalán, que llenó la sala y al cabo de media hora la dejó completamente vacía.
Todo este sinsentido ha provocado la muerte del cine catalán convertido en la actualidad en un auténtico desierto.
Este cineasta tortosino, Sebastián D'Arbó, se vio completamente marginado hasta que dejó de hacer cine tras el desastre de Cena de asesinos, producida por un tal Vincenzo Salviani.
En fín.
Yo rodé con él dos películas, Acosada con Victoria Vera y Más allá de la muerte, las cuales me sirvieron de trampolín para conseguir las que le sucedieron en mi filmografía. Pero imagino que sería si estas películas se hubieran rodado en condiciones más óptimas, presupuestos más holgados y mejor distribución.

3 comentarios:

filomeno2006 dijo...

Una lástima lo ocurrido con la otrora cosmopolita y abierta ciudad de Barcelona......Por supuesto, no se podrá ni mencionar al gran escritor Tomás Salvador, autor de "Cuerda de presos", "Los atracadores", "Memorias de Valcanillo", etc., que, además era buena persona, pero tuvo la desgracia de ganar unas oposiciones al Cuerpo Superior de Policía en la época que le tocó vivir, el régimen del General Franco........

Conde Estruch dijo...

De Tomás Salvador recuerdo una telenovela que pasaron pos los sesenta, "El haragán", protagonizada por Francisco Morán antes de dedicarse al teatro cómico.
Era muy buena.
"Cuerda de presos" se llevó al cine con Antonio Prieto y Fernando Sancho, dirección d Pedro Lazaga, muy buena película.

filomeno2006 dijo...

Gracias por la información. Pensaba que no había sido adaptado ningún texto a la pequeña o gran pantalla, pero veo que si se produjo la adaptación y con buen resultado. Un abrazo.