martes, julio 10, 2007

MÁS MALOS ROLLOS

En el año 1989, un politicastro del tres al cuarto me dio una subvención tramposa para organizar un festival de cine en mi ciudad. Una subvención que decía así: "un millón y medio como máximo". Tras pasarse el festival comiendo canapés y castigándonos con su sonrisa dentrífica nos recorta la subvención por la cara. Dice que "he dicho como máximo, eso quiere decir que no tengo que pagar esta cantidad sino la que considere oportuno".
El buen hombre me dejó colgado con un millón de deudas y el festival no pudo continuar. Años después le encontramos de President del Parlament de Catalunya gracias a una coalición de perdedores. Promovieron un Estatut nuevo y claro, nos repitieron la jugada, nos lo dieron como el festival de cine, rebajado e irreconocible. Todo un culebrón para una reforma que nadie pidió y a quien muy poca gente interesó.
Volvieron a perder las elecciones y volvieron a gobernar. Cosas de este país de barretina y espardenya.Ahora estos políticos tan engreídos se pasan el tiempo tirándose del moño.
A nuestro personaje le recuerdo que siempre iba tras Angel Colom hasta que le echaron del partido y le llamó chorizo en los periódicos. El defenestrador defenestrado. Ahora se vuelve a repetir la historia y el defenestrador del defenestrador parece que acabará también defenestrado.
¡Qué esperpento de país! ¿De dónde habrá salido tanto impresentable junto?

No hay comentarios: